El shock que viene: sólo faltan los detalles finales. Está firme el acuerdo entre el FMI y Brasil