Este mes se recauda lo proyectado

Más reclamos por el ajuste por inflación
Javier Blanco
(0)
16 de mayo de 2003  

La recaudación fiscal de este mes "viene bien, en línea con lo proyectado y más arriba, pero no me pidan que mencione cifras", dijo ayer Alberto Abad, titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

El funcionario fue el orador central de un almuerzo que sirvió en su honor el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (Cicyp), una entidad que agrupa a empresarios, operadores bursátiles y financieros lobbistas, y que preside Julio Werthein.

Allí disertó sobre "los desafíos de la administración tributaria" en la Argentina, pero aunque insistió en poner la lupa en el futuro los asistentes en más de una oportunidad lo obligaron a referirse a la coyuntura actual, especialmente cuando mediante preguntas dejaron escuchar sus reclamos ante la prohibición para ajustar balances por inflación, lo que en algunos casos obliga a compañías y particulares a tributar más.

Abad aprovechó su paso por el estrado para reclamar que la administración tributaria, que hoy tiene a cargo, tenga prontamente el rango de una política de Estado y sea efectivamente respaldada no sólo por el Poder Ejecutivo "sino además por el Legislativo y por los jueces, a quienes necesitamos para luchar contra la evasión".

En este sentido, pidió que el titular de la AFIP sea designado en el futuro "tal y como hoy se nombra al titular del Banco Central", es decir, no sólo a propuesta del Ejecutivo sino recibiendo además apoyo parlamentario. También reclamó "estabilidad para el cargo", aunque la condicionó al hecho de que quien lo ejerza "cumpla con el plan de gestión que se haya trazado y rinda cuentas sobre su actuación".

A esta altura muchos de los asistentes al almuerzo servido en uno de los salones del hotel Alvear (entre quienes se encontraban Eduardo Baglietto, de Techint, y Enrique Mantilla, de la Cámara de Exportadores) se preguntaban si algunas de las condiciones que iba desgranando no serían, en realidad, las que estaría demandando para quedarse en el cargo. Pero según pudo reconstruir LA NACION, por comentarios que Abad hizo entre quienes lo acompañaron en la cabecera de la mesa, su continuidad ya estaría asegurada "por seis meses más", un plazo que algunos relacionaban con el próximo recambio en la Cámara de Diputados y otros ligaron al supuesto reacomodamiento de figuras que tendría el Gobierno hacia fines de año y que desplazaría al ministro Lavagna de la cartera que hoy ejerce para colocarlo al frente de la Cancillería, que para entonces tendría poderes para manejar la renegociación de la deuda y las relaciones comerciales de la Argentina.

Abad, para quien "una agencia única debe estar a cargo de la recaudación tributaria, aduanera y previsional" y la reforma tributaria debería encararse con un criterio "gradualista", respondió las preguntas de los asistentes, aunque muchas de ellas previamente fueron visadas por el titular de la AFIP durante la administración De la Rúa, Héctor Rodríguez.

La mayoría de ellas cuestionaba la imposibilidad de ajustar los balances por inflación, algo sobre lo que Abad evitó confrontar al explicar que su responsabilidad no es el diseño de política tributaria "sino su aplicación, y nos atenemos al marco legal existente".

Cuando le hicieron notar el dictamen favorable que habían tenido algunos amparos presentados contra esta medida, Abad les recordó a los empresarios que ninguno de ellos se había pronunciado hasta aquí "sobre la cuestión de fondo", al tiempo que les dejó una preocupación al comentarles que antes de llegar al Alvear fue informado sobre un primer dictamen en favor de la postura del Gobierno.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.