Estimó el FMI que el consumo mundial no volverá a niveles previos a la crisis