Suscriptor digital

Estudian la suba de reintegros

Abarcan exportaciones de productos primarios y agroindustriales.
Cristian Mira
(0)
28 de marzo de 2000  

El Ministerio de Economía analiza la posibilidad de incrementar hasta un máximo del 12% el nivel de reintegros para las exportaciones de productos primarios y agroindustriales. La iniciativa forma parte de la batería de medidas del plan procompetitivo que el Gobierno está diseñando como respuesta a quienes afirman que, hasta ahora, sólo se dedicó a aplicar una política de ajuste de las cuentas fiscales.

En la Secretaría de Agricultura se elaboró una lista con los productos que podrían recibir un aumento en el reintegro a las exportaciones. Trigo, porcinos, pollo, vinos, azúcar, leche, quesos, manzanas, maní, té y yerba mate son, entre otros, los rubros que podrían beneficiarse. Los mayores aumentos serían para arroz, porcinos, pollo y leche, que prácticamente duplicarían su nivel de reintegros.

Los reintegros son devoluciones de impuestos internos que el exportador pagó en el proceso de elaboración de un bien y sólo tienen validez para las ventas que se realizan fuera del Mercosur.

El ministro de Economía, José Luis Machinea, está analizando la propuesta y esta semana aprobará el cronograma definitivo.

El principal argumento del titular de Agricultura, Antonio Berhongaray, en favor de la suba de reintegros, es que se beneficiarán las exportaciones agropecuarias a los mercados extrazona (países que no componen el Mercosur). Fuentes de esa cartera admitieron también que otra intención es devolverle la rentabilidad al sector agropecuario, muy castigado por la caída de los precios internacionales y un fuerte endeudamiento. Con el aliciente exportador -dicen- podría lograrse una incipiente reactivación.

En cambio, Machinea, si bien coincide con el reclamo, está analizando cuidadosamente los aumentos -producto por producto- para no causar un desequilibrio de las cuentas fiscales. Los funcionarios de Agricultura responden que, con el nuevo esquema, el riesgo para las finanzas públicas no superaría los 80 millones de dólares al año, que serían compensados con holgura por el impacto que provocaría en toda la cadena de la producción el incremento de las exportaciones.

Pero no todos son pedidos de aumentos. Como compensación, en la cartera agrícola proponen una rebaja de los reintegros en carnes, pesca, grasas y aceites, bebidas, tabaco y cueros, que no requieren un incentivo mayor del que ya gozan, argumentan.

Al nuevo rumbo en materia de comercio exterior, se suma el reclamo de los productores locales de pollos, cerdos y lácteos, entre otros, que reclaman un aumento del arancel de importación de hasta un 35 por ciento con el propósito de evitar la competencia depredatoria de las mercaderías que provienen del exterior.

Este reclamo es más difícil de satisfacer ya que la decisión debe ser compartida por el resto de los países que componen el Mercosur.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?