Europa, lista para negociar por la carne