Europa presentó su nueva moneda

El Banco Central Europeo mostró en público billetes y monedas de todos los valores, con sus características de seguridad
El Banco Central Europeo mostró en público billetes y monedas de todos los valores, con sus características de seguridad
(0)
31 de agosto de 2001  

FRANCFORT.- El Banco Central Europeo ofreció ayer la primera muestra de los eurobilletes que reemplazarán 12 divisas nacionales el año próximo. El banco presentó los billetes en una ceremonia en la sala de la Opera de Francfort.

"Con la nueva divisa común, el pueblo de Europa tendrá otra cosa fundamental más en común: su dinero", dijo el presidente del banco, Wim Duisenberg.

Duisenberg prometió que los billetes tendrán características particulares para evitar su falsificación. Esas características incluyen franjas sintéticas de seguridad, un papel sobre la base de algodón utilizado exclusivamente para los billetes, marcas especiales y una franja iridiscente en holograma que incluye la denominación del billete y el símbolo del euro.

Los billetes llevan números grandes y aumentan de tamaño de acuerdo con la denominación. Tienen la firma de Duisenberg y las iniciales del banco, pero ningún símbolo nacional.

Se emitirán en denominaciones de 5, 10, 20, 50, 100, 200 y 500 euros a partir del 1° de enero. Son impresos en 15 sitios diferentes.

Duisenberg se encargó de mostrar los billetes, que a diferencia de las monedas, son unitarios para los doce países. Los papeles, diseñados por el austríaco Robert Kalina, tienen como denominador común la falta de efigies, ya sea de héroes, reyes, presidentes o figuras de la cultura, reservadas a la contracara de las monedas del euro y sus centavos, delineadas por el artista belga Luc Luycx.

Cada uno de los billetes lleva en el reverso un puente, "símbolo de la fraternidad europea y mundial", mostrando sus construcciones a lo largo de la historia: románicos, góticos, barrocos, renacentistas, rococó, hasta llegar a la estructura de hierro y fibra de vidrio del modernismo. Lo mismo, pero reflejado en ventanas y edificios, aparece del otro lado de los billetes.

Cuenta regresiva

A pesar de la novedosa presentación, los billetes no son nuevos. Hace dos años que están saliendo de las impresoras monetarias. Hoy existen ya 4300 millones de billetes, por un valor global de 265.000 millones de euros, todos perfectamente resguardados en cámaras de seguridad hasta que este fin de semana empiecen a ser distribuidos, en un complejo esquema de seguridad, a bancos, institutos crediticios y comercios. Es la hora de la policía y las empresas privadas de vigilancia.

El euro no había dejado de ser un efecto virtual hasta ayer, cuando fue presentado en sociedad y en Francfort se palparon los primeros billetes de la moneda que utilizarán unos 300 millones de europeos como moneda de pago corriente en los doce países que se embarcaron en la aventura de unificar el sistema monetario.

El euro dejó de ser algo ficticio, pero no por ello se convirtió en realidad para los europeos, que deberán esperar otros cuatro meses hasta poder verlos, tocarlos, guardarlos en la billetera y usarlos. Sólo en los últimos días de diciembre, poco antes de hacer su irrupción como moneda de pago cotidiano el 1° de enero próximo, los europeos podrán empezar a gozar de su presencia física.

El euro tiene un largo camino por recorrer hasta que llegue a los bolsillos de los europeos. Hasta fines de año tienen que ser cambiados unos 13.000 millones de billetes en los doce países.

Se mira y se toca

A partir del 1° de enero deberá compartir su presencia en el mercado europeo con las hasta ahora vigentes monedas nacionales. Pero sólo por dos meses. Después, será el único protagonista.

"Toque, mire y gire", es el lema de la campaña publicitaria presentada ayer por el Banco Central Europeo (BCE) para que 300 millones de ciudadanos europeos comprueben la autenticidad de los nuevos billetes del euro.

Eugenio Domingo Solans, máximo responsable de los billetes de la entidad, dio en una multitudinaria rueda de prensa este consejo para evitar posibles problemas por la circulación de billetes falsos de euro a partir del 1° de enero.

La campaña ilustrativa se difundirá en la televisión y la prensa escrita de los doce países que han adoptado la moneda única y en diversos medios de comunicación internacionales, junto con el reparto de folletos para los 200 millones de hogares de la eurozona.

Domingo Solana justificó la demora para presentar el aspecto de los nuevos billetes con la incorporación de los innovadores elementos de seguridad, ya que la entidad "no quiso mostrarlos demasiado pronto por razones obvias de seguridad".

Los elementos de seguridad de los billetes proporcionan a todas las personas que manejen dinero en efectivo, incluido el público en general, los medios para examinar los billetes de euro con rapidez, facilidad y eficacia.

Cada una de las siete denominaciones, de 5 a 500 euros, es de distinto tamaño y color predominante, y su valor está impreso en grandes cifras en negrita para que sea diferenciado a simple vista, según Domingo Solans.

Para familiarizarse con los billetes y comprobar sus elementos de seguridad bastará con tocarlos, mirarlos directamente y girarlos de forma que su holograma y otros distintivos sean reconocibles, apuntó el experto en la presentación de esta moneda, dos días antes de que sea repartida por los bancos centrales a entidades comerciales.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.