Europa tiene los peores augurios