Opinión. Eurozona en crisis y la decadencia de Occidente