Suscriptor digital

Exigirá el Fondo más reformas estructurales

El organismo cree que aún es alto el costo de invertir aquí
(0)
22 de agosto de 2000  

WASHINGTON (De un enviado especial).- Hoy nada es gratis. Y menos en el mundo de las finanzas globales. Por esa razón, el Fondo Monetario Internacional (FMI) tolerará el desvío de las metas fiscales que tenga la Argentina este año, pero a cambio le exigirá que acelere las reformas destinadas a bajar el gasto público y alentar la inversión privada.

Fuentes del organismo multilateral consultadas ayer por La Nación en Washington, mientras el viceministro Mario Vicens afinaba el lápiz con el staff del FMI, consideraron que el Gobierno debe exhibir mayores logros concretos en materia de desregulación para torcer las expectativas que afectan la inversión.

"Los costos siguen siendo muy altos para invertir en la Argentina, en especial en materia de impuestos al trabajo", afirmó un miembro del organismo que conoce bien al país y, al mismo tiempo, cuenta con una amplia visión de la economía global. A pesar de las asignaturas pendientes, la fuente enfatizó que el Fondo "no dejará caer a la Argentina".

Apuesta a la desregulación

La puesta en marcha de la desregulación en las telecomunicaciones y en el sector de la salud podrían ser claves para torcer el pesimismo actual. Al parecer, el alza de las exportaciones que el Ministerio de Economía exhibe como caballito de batalla para demostrar una mejora en la competitividad, no convence en el imponente edificio de las calles 19 y H, en esta capital. "No hay una mejora en la competividad, sino un efecto positivo sobre las exportaciones por el crecimiento de los socios de la Argentina, como Brasil y Chile", aclaró la fuente.

Con una economía que exporta menos del 10% de su PBI, la apuesta oficial debe girar en torno de atraer nuevamente a los inversores, como una vía más consistente para recuperar competitividad y crecimiento. "Y eso -repitió la fuente consultada- sólo se logrará con una muy buena conducta fiscal."

-Los críticos del ajuste consideran que este camino fracasó porque el nivel de actividad no mejora-, preguntó La Nación .

-La experiencia mundial, y en particular la de Europa en los 80, demuestra que la confianza de la sociedad y de los inversores sólo retorna cuando el ajuste se sustenta en una baja del gasto. Un aumento de los impuestos puede hacer fracasar el ajuste-, sentenció el especialista.

Según él, la Argentina no cuenta con margen fiscal suficiente para apostar a un mayor desequilibrio en las cuentas públicas como medio de mejorar el nivel de actividad.

"Hay demasiados ojos posados sobre el país, porque es el único de los emergentes con tipo de cambio fijo que no explotó", aclaró. De todos modos, en el FMI -donde la convertibilidad goza de tantos fans como críticos- creen que no están dadas las bases para un cambio de régimen monetario mientras no haya señales fuertes y estructurales de una baja en el gasto. Se trata de poner en práctica uno de los términos que está de moda por estas latitudes: la reinvención del Estado.

Al tanto de los rumores que corrieron la semana última en Buenos Aires sobre la continuidad de José Luis Machinea al frente de Economía, el directivo del Fondo opinó que el actual ministro es quien mejor expresa el "equilibrio" político dentro de la Alianza gobernante, aunque consideró que al equipo económico le falta transmitir sus ideas de mediano plazo. "Sería bueno saber qué quieren para los próximos cinco años", confesó.

Para el presente, remarcó, Machinea debe apostar a una mejora en la recaudación en materia de comercio exterior, con una Aduana más eficiente, que compense las deficiencias en los ingresos que aporta el golpeado mercado interno.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?