Expectativa por el alza de tasas

Definición: para Jorge Sam, analista del Mercobank, la evolución de los mercados en los próximos días dependerá de la decisión de la Reserva Federal.
(0)
20 de marzo de 2000  

El crédito con el que aún cuenta el Gobierno para el ejercicio de política económica es grande y, en este sentido, las primeras señales de intentar revertir el déficit fiscal por medio de una mejora en la recaudación era una de las medidas básicas esperadas por quienes orientan el flujo inversor externo, dado que dicha corriente de inversión presta especial atención al mencionado déficit, así como al de comercio externo y a la relación deuda/exportaciones. Su consecuencia fue una mejora en los precios en general, dada la mayor demanda de activos de países emergentes, que se refleja este mes en una suba del índice Merval del 12% y en una reducción de 40 puntos básicos en el bono FRB.

Sin embargo, las deficiencias estructurales de nuestra economía hacen que dichas señales, aunque positivas para atraer liquidez externa en un primer período, no sean suficientes para consolidar una tendencia firme en el stock de activos existentes o un flujo importante de inversiones.

En consecuencia, el efecto de la mayor presión tributaria sobre una economía que estaría saliendo de un período recesivo detiene el potencial incremento de la actividad, tanto por la directa reducción del ingreso disponible de los consumidores como por la afectación de costos de la cadena productiva y de los proyectos de inversión. De ahí que el efecto recaudatorio neto podría ser nulo o negativo, siendo ello importante no sólo por sus derivaciones financieras, sino por ser una de las variables por monitorear por los inversores externos.

A raíz de ello, aunque buena como señal, la política tributaria probablemente se torne insuficiente en el corto plazo. Se podría pensar en un estímulo de la demanda, pero con las limitaciones monetarias existentes, los escasos recursos del Estado y el camino elegido en el terreno fiscal, es mucho más probable que a corto plazo se tomen medidas para incrementar las exportaciones, dado que de ese modo no sólo se incrementaría la recaudación, sino que se reducirían el déficit comercial y el peso ponderado de la deuda externa.

Suba de tasas en Estados Unidos

La evolución de los precios en los próximos días se definirá por la decisión de la Reserva Federal de subir mañana las tasas. Si bien los indicadores de EE. UU. no convalidan una suba de precios generalizada en el corto plazo, resultará prudente que, dada la presión de la demanda en el último año, se continúe en la búsqueda de un aterrizaje suave de la economía. Una suba de 25 puntos básicos (bp), como parte de un aumento gradual de 100 bp para todo el año, se daría ya por descontada y no debería afectar activos en ascenso o con buenos fundamentals. Contrariamente, si la suba es de 50 bp la tenencia negativa sería generalizada.

En el segundo semestre debería finalizar el ciclo recesivo, lo que daría cierta expectativa de alcanzar un Merval por sobre los 700 puntos. Para el corto plazo se recomienda dar prioridad a los fundamentals, la liquidez y un beta alto (Galicia, Telecom, Telefónica, Perez), y en el mediano plazo habría expectativas sobre firmas vinculadas al sector externo (Acindar, Molinos, Siderca).

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?