La crisis que no cesa. Fernández tratará de transmitir tranquilidad