Señales políticas, tipo de cambio y reservas, las claves financieras de la semana

Los inversores estarán atentos al monitoreo de la evolución de las diferentes variables económicas, incluyendo el potencial desembolso del Fondo Monetario Internacional; se busca evaluar si los mínimos alcanzados por los activos financieros en los últimos días son un piso y bastan para sostener la reciente recuperación
Sabrina Corujo
(0)
8 de septiembre de 2019  

Las señales políticas, la estabilidad del tipo de cambio y el comportamiento de las reservas, incluido el potencial pago del Fondo Monetario Internacional (FMI), son algunas de las claves para las próximas semanas, que servirán para evaluar si los valores mínimos de la semana pasada para los activos financieros son un piso y, si en consecuencia, alcanzan para sostener la recuperación reciente. En lo externo, mientras tanto, concentrarán toda la atención las señales de política monetaria.

1. Con la mira en el programa financiero

Habrá que estar pendiente de si llegará el desembolso del FMI por unos US$5400 millones (sería entre fines de septiembre y principios de octubre), que es algo clave para cerrar las necesidades financieras de lo que resta del año. Aun con el reperfilamiento de las letras de corto plazo, que alivianó los pagos de los próximos meses por unos US$6000 millones, este pago por parte del organismo y el de diciembre (en total serían unos US$ 6400 millones) son indispensables para el objetivo de, al menos, cerrar la brecha hoy existente.

Esto incluso deja hasta en un segundo plano a 2020, año para el que no hay una visión positiva en materia de financiamiento. Las necesidades sumarán alrededor de US$20.000 millones y el mercado que se mantendría cerrado para la Argentina. De allí, la importancia de la reestructuración de deuda que se analiza y que cobra racionalidad en este escenario. Las cotizaciones de los bonos son un fiel reflejo de que la necesidad de una renegociación es un hecho, aunque se discutirán después las condiciones -ya que hoy los precios descuentan que existirá mucho más que un reperfilamiento voluntario-. Primero, igualmente, será importante evitar antes un default.

2. La transición política y los mercados

El comportamiento de las variables financieras sigue y seguirá al ritmo de la dinámica de la transición política. Los datos económicos esperados para las próximas semanas, que comenzarán a reflejar algunos números de agosto, serían negativos, según se espera. Es clave el seguimiento de los datos de los dólares (las reservas), los depósitos y las tasas. Se trata de variables que, lógicamente, son muy sensibles a las señales políticas.

El marco actual, según se insiste en señalar, está signado por una crisis de confianza, que en el contexto actual no se despejará hasta tanto se disipe el tema electoral y se comiencen a conocer señales de las política fiscal, financiera y monetaria del próximo gobierno y, claro está, los datos de quiénes integrarán su equipo económico. En esta coyuntura, se deberá aprender a convivir con volatilidad alta, buscando, en el mejor de los casos, momentos de cierta estabilización en las cotizaciones (tratando de que se consolide un piso) y rebotes puntuales. De hecho, oportunidades de trading en este escenario existirán, pero no serán para todo tipo de inversor. La recomendación general sigue siendo de cautela en las estrategias financieras.

3. El control de capitales, puesto a prueba

En la semana que terminó la atención estuvo centrada en el resultado del control de cambios impuesto por el Gobierno el domingo pasado. Si dudas, esto seguirá siendo así en las próximas semanas. Se entiende que gran parte de las medidas económicas y financieras ya están sobre la mesa, pero no se pueden descartar que haya nuevas, dada la coyuntura. Monitoreo el dólar y las reservas -un objetivo explícito de los funcionarios del Gobierno- será una práctica diaria.

Hubo ciertas buenas señales en las últimas ruedas, como la desaceleración del proceso de caída de las reservas (que ocurrió por la intervención del organismo y por la salida de depósitos) y la baja del nivel de volatilidad ante una mayor estabilidad del tipo de cambio. El dólar cerró en $55,8 -en su versión minorista, en $58- con una caída en la semana del 6%, y sin que se ampliara durante las últimas ruedas la brecha con otros tipos de cambio de referencia. No obstante, sacar conclusiones por lo que pasó en una semana sería ingenuo. Habrá que poner todo a prueba en las próximas semanas, en las que habrá más señales políticas e irán cayendo fechas de pagos de deuda.

4. A la espera de buenas noticias del exterior

Primero llegará la reunión del Banco Central Europeo (BCE) y después, la de la Fed. En ambas, básicamente se esperan políticas monetarias más flexibles, ante la desaceleración económica ya reconocida en las minutas de cada entidad.

La reunión del BCE será el 12 de este mes, y las expectativas del mercado están puesta en el anuncio de un fuerte programa de estímulos. En consecuencia, lo que se decida tendría un fuerte impacto en el mercado. ¿Qué se espera? Una combinación de una baja de tasas, un compromiso de mantenerlas bajas por mucho tiempo y un sistema para compensar a los bancos por la liquidez. Probablemente también pueda esperarse la reactivación del programa de compras de deuda. En tanto, en la semana siguiente la atención se centrará en la reunión de la Fed, que llegará el miércoles 18. En este caso, la probabilidad de un recorte de tasas se descuenta en un 100% (se estima en 25 puntos). Esto no evitará estar sobre la agenda económica, que al fin y al cabo será clave para ver qué tan real es la profundidad de la desaceleración de la actividad económica. Por fuera de esto, habrá que mirar las negociaciones entre China y Estados Unidos, algo del Brexit, Italia y no mucho más.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.