Fomentan la oferta de crédito

El Gobierno busca la recuperación de la economía bajando el costo del dinero
El Gobierno busca la recuperación de la economía bajando el costo del dinero
Javier Blanco
(0)
22 de marzo de 2000  

El ministro de Economía, José Luis Machinea, confirmó ayer que el Gobierno negocia con el Banco Mundial la obtención de un préstamo por 5000 millones de dólares que se utilizará para reducir los encajes bancarios e incrementar la oferta de crédito al sector privado.

La medida busca acelerar el proceso de reactivación de la economía, a partir de fomentar una reducción en el costo del dinero.

En una visita que hizo a la sala de periodistas (ver esta página), Machinea admitió que "se está saliendo más lento de la recesión" de lo que se esperaba, pero lo atribuyó a que el Gobierno tuvo que tomar mucho financiamiento, lo que demoró la oferta del crédito para el sector privado. "De aquí en adelante va a ser más lo que pagamos realmente que lo que tomemos para cumplir con los vencimientos", prometió. Pero además destacó las gestiones que se realizan para posibilitar que los bancos estén en condiciones de "prestar más y a menores precios". La referencia aludió a la posibilidad de que el BCRA reduzca los requisitos mínimos de liquidez (RML), es decir, el porcentaje de dinero que actualmente se obliga a inmovilizar a los bancos, para permitirles aumentar la oferta de fondos.

Sin embargo, ni esta alternativa ni el posible monto de la baja pudieron ser confirmados en la entidad monetaria, pese a los esfuerzos que La Nación realizó para contactar a su titular, Pedro Pou.

Actualmente las entidades no pueden prestar el 20% de los depósitos que captan a menos de 89 días; el 15% de los que obtienen a entre 90 y 179 días y el 10% de los que negociaron a plazos que van de los 180 a los 365 días. Por esta razón, los bancos están inhibidos de transformar en créditos uno 18 mil millones de los casi 81 mil que captaron como colocaciones. La reducción en los RML llegaría hasta el 35%, con lo que se liberarían más de 6000 millones al mercado.

Meses de estudio

Esta medida fue motivo de discusión técnica entre representantes del Gobierno y del BCRA desde hace meses. Sin embargo, las decisiones en este sentido se dilataron por la resistencia que mostró Pedro Pou a dar ese paso y la reticencia que cualquier cambio en las normas prudenciales que rigen el sistema financiero local producían en los negociadores del FMI.

"Entendían que una baja podría ser tomada como una señal inoportuna de distensión entre los inversores internacionales y terminara afectando la imagen del activo más valioso que podemos ofrecer hoy al mercado: la solidez de su sistema financiero", explicó una fuente vinculada con la negociación.

De allí que se buscaran nuevas fórmulas para destrabar la controversia. Entre ellas, apareció la posibilidad de reeditar la receta del crédito contingente que el sistema financiero local mantiene contratado con bancos del exterior y le permite contar con 7500 millones de desembolso automático en caso de crisis. Esa línea, nunca utilizada hasta aquí, incrementó la sensación de solvencia del sistema bancario local y elevó por encima del 33% su posición de liquidez.

Ahora se busca reeditar esa experiencia, pactando un crédito similar que supliría -cual una garantía- buena parte de los fondos que los bancos estarían en condiciones de liberar. De esta manera, mientras se incrementa la capacidad crediticia del sistema (por cada punto que bajan los RML los bancos quedan en condiciones de aumentar en 800 millones la oferta prestable), no se afectará la situación de fortaleza que exhibe el sistema bancario local.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.