Ford está cada vez más cerca de vender Volvo a la automotriz china Geely

(0)
24 de diciembre de 2009  

DETROIT.- Ford Motor Co. quedó ayer un paso más cerca de deshacerse de su división Volvo tras acordar un marco legal para vender la marca sueca a una automotriz china que no cotiza en bolsa.

Ford informó que había resuelto "términos comerciales sustanciales" de la venta propuesta a Zhejiang Geely Holdings Group Co. Aunque la financiación de la operación y las aprobaciones de los gobiernos están pendientes, Ford prevé la firma de un acuerdo definitivo en el primer trimestre de 2010 y concretar la venta a mediados del próximo año.

La resolución de los términos comerciales es "sólo un paso en el proceso", afirmó Maria Bohlin, vocera de Volvo. "Aún queda un largo camino por recorrer".

Geely planea financiar la adquisición de Volvo, de alrededor de US$ 2000 millones, con una combinación de efectivo, préstamos bancarios y fondos de una pequeña cantidad de inversionistas, según fuentes al tanto de las conversaciones. Los inversionistas incluyen un fondo gubernamental con sede en Tianjin, China.

No queda claro cuánto tiempo le podría llevar a Geely conseguir el financiamiento y las aprobaciones gubernamentales. General Motors Co. acordó la venta de su marca Hummer a un fabricante chino a principios de junio pero la transacción aún está pendiente.

La venta de Volvo deja de manifiesto los crecientes esfuerzos de las automotrices chinas para expandirse más allá del mercado local y obtener acceso a la tecnología de punta que necesitan para competir con los principales fabricantes del mundo.

Para Ford, la venta de Volvo, que en los últimos años ha arrojado pérdidas, culminaría el desmantelamiento de su división internacional de vehículos de lujo. Ford vendió Jaguar y Land Rover a Tata Motors Inc., de India, y Aston Martin a un consorcio que incluyó a inversionistas de Kuwait.

Alan Mulally, el presidente ejecutivo de Ford, ha buscado volver más eficiente a la empresa para concentrarse en promover la marca Ford en todo el mundo. Mulally quería conservar a Volvo e intentar reconstruir su imagen de lujo, pero cambió de parecer debido a las pérdidas constantes tanto en Ford como en Volvo.

La compañía planea continuar trabajando con Volvo tras la venta, pero no retendría una participación accionaria. Ford compró Volvo en 1999 por unos US$ 6500 millones. Altos ejecutivos de Ford y Volvo rechazaron pedidos de entrevista el miércoles.

Separar a Volvo de Ford presenta desafíos, afirma Michael Robinet, vicepresidente para predicciones globales de vehículos de la consultora CSM Worldwide. Casi todos los modelos de Volvo se construyen sobre la base de una estructura básica que comparten con los de Ford. También dependen de los mismos proveedores de partes y, a veces, incluso comparten el mismo espacio en las fábricas. "No es una ruptura simple y limpia", señaló Robinet. "No es que estemos vendiendo una casa. Es más parecido a vender un dormitorio en la casa. Eso significa que Geely será parte de la vida de Ford en el corto a mediano plazo".

La capacidad de Ford para encontrar un comprador contrasta con los problemas de GM para vender algunas de sus marcas de nicho. Parecía que había encontrado compradores para sus filiales Saturn y Saab pero ambos acuerdos colapsaron. GM ahora planea cerrar Saturn y sostiene negociaciones para revivir una venta de Saab a la automotriz holandesa Spyker Cars NV.

Un alto ejecutivo de Geely quien habló con The Wall Street Journal el miércoles afirmó que la automotriz china considera la posibilidad de construir una nueva planta de Volvo en China y describe la ciudad de Tianjin como una "posibilidad". El ejecutivo afirmó que Geely mantendría a la gerencia actual de Volvo. En noviembre, una persona cercana a Geely le dijo a The Wall Street Journal que la empresa había desarrollado un plan de recuperación para Ford con la meta de vender casi un millón de vehículos al año, un aumento marcado desde los 400.000 vehículos que Volvo ha vendido en los últimos años.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.