Ford sigue a flote, pero su brazo financiero preocupa