Frenan un remate de equipos en el frigorífico Santa Elena

Las máquinas de la planta están valuadas en poco más de 2 millones de dólares
(0)
9 de diciembre de 2002  

PARANA.- La Justicia suspendió el remate, previsto para hoy, de la maquinaria del frigorífico Santa Elena, cerrado hace una década en el noroeste de Entre Ríos. Las 800 máquinas, valuadas en 2.160.000 pesos, están en condiciones de faenar 1000 cabezas diarias de ganado, convertirlas en una amplia variedad de alimentos y envasarlas para la exportación.

El juez Héctor Osvaldo Schomer, que entiende en la causa de la quiebra de la firma Euromarché (adjudicataria de la planta privatizada en 1991), había solicitado una garantía al gobierno de Entre Ríos para acceder a la suspensión del remate, y la provincia depositó 22.000 pesos en ese juzgado nacional de primera instancia en lo comercial número 10, de la Capital Federal. "A partir de ahora el gobierno provincial y el Banco Nación, que es el acreedor prendario de las maquinarias, van a buscar un mecanismo para evitar el desguace de la planta", explicó el fiscal de Estado de Entre Ríos, Sergio Avero.

La subasta se suspendió por 30 días, período que excluye la feria judicial de enero, por lo que el plazo vencerá a mediados de febrero de 2003. En este lapso el Banco de la Nación podría revisar su política en torno de esta planta para mantener las posibilidades de reactivación.

El edificio había sido hipotecado por Euromarche, la adjudicataria de la privatización de la planta cárnica más importante de la Mesopotamia, para recibir un crédito por 20 millones de dólares del Nación. Al ser rematado quedó para el propio banco estatal.

Acuerdo

Las máquinas fueron prendadas también por la firma como garantía de otro crédito de 17 millones de dólares, de manera que su ejecución podría dejarlas en manos de otra empresa, y esa posibilidad fue resistida en Santa Elena, una ciudad de 18.500 habitantes asolada por el desempleo.

Por eso hubo acuerdo entre autoridades del Banco Nación, el gobierno de Entre Ríos y el propio juez de la causa, con el objeto de dar un plazo a las partes para que arriben a un acuerdo sobre el destino de la planta. "Estamos muy satisfechos con la suspensión del remate de la prenda, ahora se abren expectativas y pensamos que los trabajadores podremos demostrar que estamos en condiciones de asegurar la unidad productiva", dijo el presidente de la cooperativa de ex trabajadores, Rafael Sagrera, a LA NACION.

El cooperativista anunció que hoy viajan a Buenos Aires para entrevistarse con autoridades del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (Inaes), con la esperanza de acordar acciones para convencer al Banco Nación de que la industria puede ser reactivada por la misma cooperativa. "Necesitamos poner en marcha la fábrica, pero más que nada poner en marcha a la ciudad de Santa Elena", comentó Sagrera.

Esta planta frigorífica es un hito en la provincia de Entre Ríos y en toda la región mesopotámica. El pueblo de Santa Elena prácticamente creció en relación con el funcionamiento de esta fábrica. Pero los vaivenes económicos echaron por tierra las expectativas y ahora se abre un nuevo capítulo en torno de este frigorífico.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.