Frigeri defiende su gestión en el Banco Provincia

Dice que mientras dirigió la entidad se cumplieron las normas del Central.
Dice que mientras dirigió la entidad se cumplieron las normas del Central.
(0)
30 de marzo de 2000  

El ex presidente del Banco de la Provincia de Buenos Aires Rodolfo Frigeri precisó en una nota enviada a La Nación la situación de esa entidad durante su gestión (1991-1997 y 1999), a raíz de la inminente decisión de su actual directorio de mandar a pérdida $ 300 millones en el balance de 1999, déficit atribuido a una mala administración de créditos y al desvío de fondos con fines políticos.

Al respecto, Frigeri señaló que no ejerció la presidencia del banco durante 19 de los últimos 24 meses de gestión de Eduardo Duhalde al frente de la gobernación. El ex banquero retomó la presidencia del Bapro el 10 de junio de 1997 y la ejerció hasta diciembre de 1999.

"El Banco de la Provincia ha cumplido con todas las normas impuestas por el BCRA, inclusive la garantía de depósitos (CEDESA), que le significó a la institución 27,7 millones de dólares de pérdida en 1998, pese a no ser necesario, debido a la garantía que dispone el Bapro por parte de la provincia de Buenos Aires", dijo.

Y agregó: "Aún pudiendo ampararnos en el Pacto de San José de Flores (para evitar esa erogación) voluntariamente decidimos ayudar al equilibrio del sistema financiero cumplimentando la norma del BCRA".

En cuanto al previsionamiento de la cartera, el Bapro "tampoco se amparó en el Pacto de San José de Flores. Desde 1991 a 1998 el Banco previsionó 851 millones de dólares", afirmó su ex titular.

En ese sentido, dijo que en 1991 la cartera con problemas de cobranza "llegaba al 80 %. Afines de 1997 esa porcentualidad era del 12,3%, por debajo del promedio del sistema". Sin embargo, destacó que como consecuencia de las crisis asiática, rusa y brasileña ese guarismo se elevó en 3 puntos en 1998.

Sostuvo que a principios de su gestión, en 1991, el 80% de los créditos iban dirigidos al sector público, pero que al finalizar 1998 ese sector contaba con el 21,4% de los préstamos. Esa transformación de cartera (70% a las pymes) "naturalmente colaboró en aumentar el porcentaje de la cartera problemática", dijo.

Frigeri precisó que en 1991 cuando asumió, el Bapro debía US$ 1290 millones, y que debido a ello el ex ministro Domingo Cavallo "insinuó que no tenía salida y le aconsejó a Duhalde desprenderse de él".

En ocho años el Bapro canceló el 99% de su deuda acumuló ganancias por US$ 800 millones.

La baja de la calificación de riesgo hecha por la agencia Moody´s de D+ a D tuvo, según el ex funcionario, tres fundamentos: "porque le prestaba menos dinero al sector público (cobranza segura) dirigiendo sus préstamos a las Pymes (mayor riesgo); la baja calificación del país y por no actuar en toda la geografía nacional, como el resto de sus competidores".

"Si realmente el directorio del Bapro hubiera tomado la decisión de previsionar (mandar a pérdida) 300 millones de dólares sería -a mi juicio- una medida opinable, porque no creo que estén agotadas todas las instancias de recupero habida cuenta, por ejemplo, de la existencia de garantías reales. Otros bancos en situación similar no han tomado esa línea de acción", agregó Frigeri.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.