Fueloil de Venezuela

Investiga presuntas irregularidades al registrar y autorizar el ingreso del combustible en la Aduana
Hugo Alconada Mon
(0)
2 de septiembre de 2010  

El fueloil que ofreció Venezuela a la Argentina llegó por tramos desde todo el mundo. Fueron más de 350 importaciones para consumo local, por al menos US$ 1100 millones. Así, la Casa Rosada palió los efectos de la crisis energética durante el último lustro. Pero, ahora, esos embarques quedaron bajo la lupa judicial.

El juez federal Julián Ercolini dio los primeros pasos para verificar si el fueloil respetó el límite del 1% de azufre que rige en el país. También indagará si se modificó el Sistema Informático María de la Aduana (SIM) para destrabar su registro con un código que ese ente dejó sin efecto en 2008 para evitar la comisión de ilícitos.

El importador fue la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico SA (Cammesa), que integran distribuidores, grandes usuarios, generadores y transportistas del sector, y preside el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido. Según reconstruyó LA NACION, sobre la base de documentos oficiales y comerciales reservados, la importación se desarrolló mediante embarques que quedaron asentados en los archivos de la Dirección General de Aduanas (DGA).

En esos archivos consta que los despachos se registraron con el código "NA00", destinado para el fueloil que podría contener 2% o más de azufre, es decir, por encima de los límites trazados por dos resoluciones de la Secretaría de Energía: la 1283/06, que fijó el tope en 1,4%, y la 150/08, que lo redujo al 1 por ciento.

Consultado por LA NACION, el subdirector general de Control Aduanero, Silvio Minisini, ofreció otra interpretación sobre el "NA00". Afirmó que "sólo implica que el despachante de aduanas que rellenó el formulario "ignora" su contenido de azufre, no que tenga más del 2%. Destacó, además, que de verificarse ese exceso configuraría una "declaración inexacta" punible, con multas de 1 a 5 veces el valor en Aduana de la mercadería. El supuesto "error", sin embargo, podría trocar en delito de contrabando si se verifica que se declaró mal a propósito. Algo sobre lo cual alertó el senador Ernesto Sanz, presidente de la Unión Cívica Radical (UCR), en un escrito que presentó ante el juez Ercolini.

LA NACION, por su parte, llamó a Cammesa, que derivó la consulta al Ministerio de Planificación Federal. Allí buscó corroborar datos con la Secretaría de Energía, el subsecretario de Coordinación y Control de Gestión, Roberto Baratta, y De Vido, pero no respondieron las llamadas.

Tras la consulta de LA NACION a la Aduana, sin embargo, ocurrió algo llamativo. Todos los despachos posteriores al 15 de junio último mostraron un vuelco ostensible: dejaron de registrarse con el "NA00" y comenzaron a utilizar el NA01. ¿El combustible es otro? ¿O hasta entonces se había registrado mal?

La Nacion también pidió acceder a los controles de laboratorio que la Aduana debió efectuar para verificar la dosis de azufre. Desde la DGA indicaron que se controló el 89,4% de los embarques y que el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) hizo las pruebas de laboratorio. Pero desde el INTI sólo detallaron una docena de análisis –todos con resultados por debajo del 1%–, pero no entregaron copias de esos estudios.

Los contratos de importación aportan otro dato singular. Al consignar el país de origen del fueloil en los formularios, el despachante de Aduana de Cammesa eligió el código "998". Esto, en el Sistema María, significa "Indefinido (Continente)", un código que dificulta estimar los costos de flete de cada importación y, de manera más amplia, efectuar controles según el origen de la mercadería, según indicaron distintos expertos consultados.

Esas dificultades habrían llevado, en octubre de 2008, a la entonces directora general de la Aduana, Silvina Tirabassi, a ordenar que se obligara a declarar el país de origen, en un intento de reducir la elusión. Su orden se plasmó de inmediato, con la imposición de "prohibir la registración" con ese código 998.

Dos años después de aquella orden de Tirabassi –ahora fuera de la DGA por una pelea con su jefe en la AFIP, Ricardo Echegaray–, Minisini dijo que "el sistema SIM sí permite registrar destinaciones con el código 998". Su vigencia, de todos modos, resulta irrelevante.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.