Fuerte alza en la Bolsa, un refugio para ahorristas

Las compras masivas de última hora hicieron subir al Merval 7,62%
Javier Blanco
(0)
20 de diciembre de 2001  

Las compras de los ahorristas que buscaban un desesperado refugio en el valor de las acciones provocaron que, en la última hora de operaciones, la Bolsa porteña subiera casi 7% en una jornada de negocios movida que sólo a los ojos de los más inadvertidos se contradice con las extendidas escenas de estallido social producidas ayer.

En realidad, la reacción del mercado fue concordante con las desgarradoras imágenes que repetían las pantallas de TV: temiendo que los saqueos precipiten el camino hacia una devaluación del peso y una confiscación de los depósitos, los ahorristas aceleraron su ritmo de huida de los bancos para adquirir papeles de empresas fuertemente exportadoras o de fácil negociación en Nueva York.

En el recinto, los nerviosos negocios de la última parte de la rueda se concretaron en un clima de paranoia, fomentado por versiones que aludían a la posibilidad de que manifestantes tomaran por asalto las instalaciones de la Bolsa. Pero la vorágine que tomaron las transacciones hacia el final hizo que los temores quedaran de lado a medida que la actividad se multiplicaba frenéticamente. Al final del día, el índice Merval mostró una fuerte alza del 7,62% (ya gana más del 34% en el mes), tras haberse mantenido hasta poco antes de las 16 en terreno negativo.

Al impulso de Perez Companc

Para el salto final, mucho tuvo que ver la evolución de Perez Companc, empresa que tiene una alta gravitación en la composición del termómetro de las líderes y que se ha convertido en el papel más demandado en las últimas semanas por dos razones: su carácter internacional por las fuertes ventas al exterior la ponen en cierta forma a refugio de la debacle local. Pero además, al ser un papel muy negociado en Nueva York, permite que los que buscan sacar dinero del país tengan una vía de escape casi asegurada, aunque asumiendo un desagio por la diferencia de precios entre plazas y la comisión que debe pagarse por la transformación de las acciones originales en ADR.

El interés que despiertan los papeles del grupo energético hizo que concentrara más de la mitad del monto global de negocios, que ascendió a $ 24,79 millones. La acción cerró a $ 1,65, con una suba del 14,58% en el día que se estira hasta el 68,3% en lo que va del mes.

Lo que quedó claro es que algunas acciones volvieron a ser atractivas para los que buscan zafar del encierro parcial de los depósitos en el sistema financiero.

Los expertos explican que las empresas exportadoras que tienen costos internos y reciben dólares por sus productos y que cuentan con una sólida posición financiera seguirán siendo las elegidas mientras dure la incertidumbre.

En el mercado de bonos, en tanto, prevalecieron los signos negativos. Una corriente de ventas activada por los inversores que, a partir de lo que vieron ayer, creen que la cesación de pagos se hará inevitable derrumbó el precio de algunos títulos hasta el 10,96% (como el FRB). Consecuentemente, la tasa de riesgo país subió 97 unidades para cerrar en 4212.

Las que se mantuvieron inalterables fueron las tasas interbancarias. Ayer se volvieron a negociar entre el 6 y 7% anual por operaciones a un día.

Pero la tensión existente volvió a reflejarse en una suba del dólar paralelo. Las casas de cambio céntricas, que se apresuraron a cerrar sus puertas o se manejaron con acceso restringido, terminaron ofreciendo el billete a $ 1,04 para la compra y $ 1,11 para la venta.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.