Fuerte caída del petróleo en Nueva York y Londres