Fuerte respaldo de EE.UU. al futuro gobierno argentino

La administración Bush se sumó al apoyo del FMI: el Tesoro norteamericano destacó que los dos candidatos tienen planes económicos creíbles
Jorge Rosales
(0)
10 de mayo de 2003  

WASHINGTON.– El Tesoro de Estados Unidos dijo ayer que tiene "mucha confianza" en que el futuro gobierno de la Argentina "será capaz de articular rápidamente un programa económico creíble" y destacó que su esperanza se fundamenta en que los dos candidatos presidenciales –Carlos Menem y Néstor Kirchner– "son del tipo de los que pueden hacerlo".

Estados Unidos respaldará el programa económico que el gobierno ponga en marcha después de las elecciones cuando juzgue que, efectivamente, puede funcionar, expresó el subsecretario para Asuntos Internacionales del Tesoro, Randall Quarles, "tal como ocurrió con el programa de transición con el Fondo Monetario Internacional".

El funcionario, uno de los principales interlocutores de la Argentina en el Tesoro, ratificó la nueva línea de pensamiento de la administración republicana para la región, que se basa en la necesidad de ejecutar reformas estructurales, respetar la ley, combatir la corrupción y aplicar sólidas políticas públicas, al mismo tiempo que se instrumente una amplia agenda para garantizar la equidad social. En ese sentido destacó la "valentía política" de los presidentes de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva; de Ecuador, Lucio Gutiérrez, y de Colombia, Alvaro Uribe, por instrumentar políticas sociales sin descuidar la solidez ni la estabilidad de la economía de esos países.

"Los tres han establecido una muy valiente política económica al tiempo que empujan prioridades sociales muy importantes", dijo Quarles, al comentar el viaje a esos tres países que realizó recientemente con el secretario del Tesoro, John Snow.

Quarles, asistente del Tesoro para Asuntos Internacionales, es uno de los funcionarios del gobierno de Bush que más conoce la realidad argentina, después de haber participado durante más de un año en la maratónica negociación del programa con el Fondo Monetario Internacional junto al subsecretario John Taylor.

Tanto Menem como Kirchner, que competirán en segunda vuelta electoral en ocho días, "se van a involucrar rápidamente en las cuestiones que tienen que afrontar" en materia económica, señaló en una conferencia sobre la política de Estados Unidos para la región que ofreció en el influyente Centro de Estudios Estratégicos Internacionales.

Reclamo de reformas

Quarles se excusó de mencionar cuáles son las prioridades que debería seguir la futura administración de la Argentina, pero admitió que ella debería incluir las reformas del sistema financiero, impositiva, de coparticipación federal y la renegociación de la deuda pública.

"No creo que sea el papel de Estados Unidos privilegiar la lista de temas para los argentinos", respondió a una pregunta. "En general hemos tratado de estar comprometidos con la región, no dar prescripciones. Una de las razones es que puede ser contraproductivo. Y tampoco porque no hay una razón particular para creer que en alguno de esos países donde tenemos una gran información sobre la correcta secuencia de los sucesos políticos o económicos, debemos plantear desafíos que ellos tienen que afrontar", expresó.

La posición de Quarles fue mucho más diplomática que anteriores funcionarios norteamericanos y contrastó abiertamente con los comentarios que hizo en el pasado el ex secretario del Tesoro Paul O´Neill, que en sus presentaciones públicas decía con todas las letras qué era lo que Estados Unidos esperaba que hiciera la Argentina para poder acceder a un acuerdo con el FMI.

Estados Unidos fue clave en ese acuerdo y lo volverá a ser en las futuras negociaciones que el gobierno que suceda al de Eduardo Duhalde en 15 días afrontará con el organismo internacional. Quarles fue hasta 2001 el director ejecutivo por Estados Unidos en el FMI.

"Nuestra relación económica siempre se han basado en que un país por sí mismo es el que debe articular su programa. Si articulan un programa creíble y nosotros juzgamos que efectivamente puede ir adelante lo vamos a apoyar. Esto está sucediendo en los países a los que hemos visitado recientemente (Colombia, Brasil y Ecuador). Y francamente esto lo vimos con la Argentina cuando apoyamos el programa de transición con el FMI", destacó el funcionario del Tesoro norteamericano.

El subsecretario de Asuntos Internacionales insistió en que no cree que su trabajo "sea privilegiar para los otros países cuál debe ser la jerarquía o el valor de lo que deben hacer o las tareas económicas que se deben hacer".

Respecto de la apreciación de las monedas en la Argentina y en Brasil, después de haber alcanzado caídas importantes por la devaluación, ha sido fuerte frente al dólar, pero no tanto en relación con las otras monedas de la región. "Se aprecian frente al dólar, pero frente a las monedas de la región no ha sido tan grande.

El efecto de la competitividad porque se revalúen frente al dólar no necesariamente significa que sean más fuertes", dijo Quarles ante una pregunta. El funcionario destacó que esa ganancia no se ha traducido en un aumento de las exportaciones de Brasil y la Argentina hacia Estados Unidos. "Nos gustaría que fuera mayor", dijo.

El peso repuntó más del 22 por ciento frente al dólar este año, mientras que el real ganó un 23 por ciento frente a la moneda norteamericana desde que llegó Luiz Inacio Lula da Silva al poder, en enero pasado.

Por otro lado, no quiso dar una opinión terminante sobre una moneda única en el Mercosur. "Creemos que la elección que hagan Brasil y de la Argentina de sus monedas es, y debe ser, una decisión de ellos.´´

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.