Fuertes bajas en la confianza de los consumidores y el precio de las propiedades en los Estados Unidos