Fuertes pérdidas de Fiat en la Bolsa de Milán

Las acciones de la automotriz italiana cayeron ayer un 6,6%; los sindicatos prevén despidos masivos
(0)
12 de diciembre de 2001  

ROMA.- En el día después del sorpresivo anuncio de una megarreestructuración en Fiat, la legendaria automotriz de Turín que no sólo es la primera firma privada italiana, sino también un símbolo, violentas reacciones se registraron en el ámbito local.

La Bolsa de Milán bochó el severísimo plan anticrisis del famoso grupo de la dinastía Agnelli, cuyo título accionario perdió el 6,61% -936 millones de dólares "quemados"-, y los distintos sindicatos italianos pusieron el grito en el cielo ante un futuro lleno de incógnitas, y nubarrones de tormenta, para miles de trabajadores.

Golpeada como sus pares de todo el mundo por la recesión económica mundial, agravada por los devastadores efectos del brutal atentado a las Torres Gemelas, Fiat decidió poner en marcha un drástico plan anticrisis que prevé un aumento del capital ordinario por 1000 millones de dólares, la reestructuración o cierre de 18 establecimientos, 6000 despidos (afuera de Italia), y la venta de plantas y otros bienes del grupo de al menos 2000 millones de dólares en 2002. El anuncio de esta terapia de shock, que por medio del ajuste busca un mejor posicionamiento, tomó por sorpresa al mundo de las finanzas italiano. "No hubo preaviso ni fuga de noticias, por lo que la noticia asombró", comentó el analista económico Gregorio Lorenz a LA NACION. Aunque "se sabía que el sector automotor debía ser reestructurado", dijo.

A diferencia del sector de la informática, explicó, el automotor "es un sector muy maduro, que llegó a un punto de no crecimiento, con muchísima competencia, márgenes restringidos de ganancia, y una capacidad de producción en exceso".

Cuentas en rojo

Según los datos que circulan, en 2001 Fiat cerrará sus cuentas en rojo, probablemente con un pérdida de unos 800 millones de dólares. Paradójicamente, el problema no fue que las ventas no anduvieran, sino que los márgenes de ganancia se redujeron drásticamente debido a las políticas de rebajas y ofertas varias sobre los precios de los autos. Lorenz dijo que la Bolsa de Milán le bajó ayer el pulgar al plan de reestructuración de Fiat, lo que causó el desplome de su cotización, debido al hecho de que la empresa fue a pedirle plata al mercado.

Los gremios, por otra parte, reaccionaron con gran preocupación y alarma, y pidieron una reunión de urgencia con la cúpula de Fiat. Pese a que la empresa de Turín afirmó que de los 6000 despidos previstos en todo el mundo ninguno será en Italia, el temor crece. Se teme que, antes o después, de algún modo la reestructuración también afectará a los trabajadores italianos, que ven con pavor la alianza sellada entre General Motors, la primera automotriz del mundo, y Fiat, la séptima, en marzo del 2000.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.