Dujovne les prometió a los inversores que la Argentina mantendrá el rumbo económico

Fuente: Archivo - Crédito: Min. de Hacienda
Francisco Jueguen
(0)
28 de noviembre de 2018  • 16:10

En un ya blindado Hotel Alvear por el marco del G-20 , el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne , les prometió a los inversores que, pese a la crisis que tiene la Argentina, mantendrá el rumbo y las reglas de juego y señaló que el país no volverá al pasado, en alusión al kirchnerismo.

Discurso completo de Dujovne

01:59
Video

Frente a los casi 100 hombres de negocios y sin dejar de lado las dificultades que enfrenta el país desde abril pasado, Dujovne hizo un repaso de los cambios económicos, políticos, sociales e institucionales que impulsó el gobierno del presidente Mauricio Macri en los últimos tres años.

Entre los empresarios presentes, estuvieron el presidente de la Cámara de la Construcción, Gustavo Weiss, Alejandro Bulgheroni (PAE) y Eduardo Elsztain (IRSA), entre otros, además de la organizadora Susan Segal. También estuvieron los gobernadores de Jujuy, Gerardo Morales; el de Salta, Juan Manuel Urtubey; el de Neuquén, Omar Gutiérrez; y Horacio Rodríguez Larreta, jefe de gobierno porteño.

Por otro lado, según contaron a LA NACION, estuvieron presentes el presidente de la misión del FMI en la Argentina, Roberto Cardarelli; el economista jamaiquino, Trevor Alleyne; y el director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo, Alejandro Werner. Los tres se reunieron con el viceministro de Hacienda, Miguel Braun.

Crédito: Min. de Hacienda

"Los reveses que tuvimos este año solo reforzaron nuestra determinación de seguir este camino. Estamos avanzando impulsados por el deseo de cambio de nuestra sociedad y por el apoyo de la comunidad internacional", dijo en su discurso en un encuentro organizado por el Consejo de las Américas para inversores y cerrado para el periodismo.

"Confiamos en que la sociedad argentina no quiere volver al pasado, sino continuar construyendo un futuro más brillante para nosotros mismos", estimó el ministro sobre la posibilidad de la vuelta de Cristina Kirchner en 2019, y agregó: "Cuando la tormenta actual finalmente se despeje, veremos fundamentals macro más fuertes, una economía más competitiva y un país con instituciones más fuertes. Un país lleno de oportunidades de inversión y con un profundo deseo y fuerte convicción de crear mejores oportunidades para su gente".

"Lo más importante es que vemos un apoyo social continuo, incluso en el contexto de una recesión con una alta inflación", dijo el ministro, y completó: "Este apoyo continuo es, en parte, el resultado de un esfuerzo consciente de la administración para avanzar a un ritmo social y políticamente sostenible, de nuestra capacidad política para avanzar. Pero también es un indicio de la voluntad real de cambio de la sociedad argentina".

Mas allá de los desbalances económicos y de la corrida cambiaria, en el Gobierno creen que el alto país y el castigo internacional a la deuda argentina tiene que ver con el riesgo político y electoral.

"Parte importante de la población y actores clave finalmente han llegado a un consenso sobre la necesidad de cambiar para construir un país más próspero, libre e integrado. Vemos ese apoyo no solo en las encuestas de opinión pública, sino también en las decisiones de actores clave que, por ejemplo, votaron un presupuesto equilibrado para 2019 en el Congreso", agregó.

"La respuesta que dimos a una serie de shocks que recibimos este año es un testimonio, no sólo de la convicción de este Gobierno sobre el camino por recorrer, sino también del compromiso de la sociedad argentina con este viaje de transformación en el que estamos avanzando", había señalado el ministro y anfitrión durante todo el año de sus pares del G-20.

Dujovne afirmó que en las últimas décadas el país no logró su "verdadero potencial" por culpa de la política y la falta de un "consenso social" que llevó a políticas inconsistentes. "La inestabilidad engendró estancamiento", dijo. "En los últimos tres años hemos logrado grandes avances en el establecimiento de las bases para el desarrollo en cuatro áreas amplias: competitividad, instituciones, integración y fundamentos macroeconómicos", estimó.

Luego citó los problemas de la herencia y enumeró: "Costos logísticos, costo del capital y la regulación excesiva sido obstáculos para la inversión, el crecimiento y la creación de empleo", dijo.

"Heredamos una economía con graves desequilibrios y, en medio de una normalización gradual, recibimos una serie de shocks que sembraron incertidumbre y nos llevaron a una recesión inesperada", explicó sobre lo que ocurrió este año. "Como dije al principio, nuestra respuesta es un testimonio de nuestra convicción del camino hacia el desarrollo. Como dijo el propio presidente Macri, atamos nuestros brazos al timón y seguimos adelante en circunstancias difíciles", describió para felicitar el camino elegido con el FMI.

"Aceleramos nuestro camino hacia el equilibrio fiscal y el Banco Central estableció una regla monetaria estricta y verificable. Estabilizamos la economía sin romper contratos ni cambiar las reglas del juego", agregó el ministro frente a la mirada de los inversores.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.