Gatic, más cerca de convertirse en una cooperativa

Los obreros ya tomaron una planta
Alfredo Sainz
(0)
25 de febrero de 2004  

Ante la indefinición de los bancos acreedores, el futuro de la textil Gatic aparece cada vez más ligado a los proyectos de autogestión obrera.

La propuesta que presentó el grupo empresarial encabezado por el ex presidente de Alpargatas Guillermo Gotelli está cerca de cumplir dos meses a la espera de una respuesta por parte de los bancos oficiales Nación, Ciudad y Provincia, que no sólo son los principales acreedores de Gatic, sino también los titulares de las prendas que pesan sobre las plantas y la maquinaria de la firma textil.

Frente a esta impasse, los obreros no se quedaron de brazos cruzados. A fines del año pasado ocuparon la planta que Gatic tiene en San Martín, en el Gran Buenos Aires, y ahora quieren repetir la modalidad en la fábrica que tiene la empresa en la ciudad bonaerense de Pigüé.

"Desde hace cinco meses, todas las plantas están paradas y lo único que estamos haciendo es volver a producir con la materia prima que tenemos disponible después del lock out patronal", explicó José Abelli, del Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas, que impulsa la creación de una cooperativa que se haga cargo de todas las fábricas de Gatic.

La intención de este grupo de trabajadores es obtener un aporte o subsidio por parte del Estado por un monto cercano a los $ 15 millones. El aporte se destinaría a la creación de un fondo fiduciario para que la textil pueda volver a funcionar.

"Lo que queremos es lograr una mayor eficiencia en la inversión social del Estado. Además, estamos hablando de una inversión relativamente pequeña para salvar 5000 puestos de trabajo", señaló Abelli.

En la planta de San Martín, la cooperativa obrera ya retomó las operaciones e incluso rubricó un primer acuerdo para convertirse en proveedora de la cadena de locales Open Sports.

La cooperativa además impulsa la creación de una marca propia -por ahora sigue trabajando con la línea Signia- y además acaba de abrir un local de venta directa al público, pegado a la fábrica de San Martín.

Sin interés oficial

El avance de los proyectos de cooperativas obreras se produce en medio de la falta de respuesta oficial a la propuesta de Gotelli. El ex titular de Alpargatas lidera un grupo empresarial que alcanzó un preacuerdo con Fabián Bakchellian para alquilar cuatro de las ocho plantas de Gatic por un plazo de diez años.

Gotelli se comprometió a desembolsar una cifra mensual que rondaría el millón de pesos, aunque su número final estará dado por la evolución de la facturación de las cuatro plantas textiles.

Para este proyecto, Gotelli se asoció con Issel Kiperszmid, un empresario que viene del negocio financiero y que también cuenta con inversiones en el sector inmobiliario. Con su empresa Dypsa, Kiperszmid desarrolló distintos barrios cerrados en el partido bonaerense de Ezeiza y también comercializó un par de docks en el dique 1 de Puerto Madero.

Fuentes cercanas a la operaciones señalaron a LA NACION que la indefinición por parte de los bancos oficiales constituye una prueba de que no existe demasiado interés del gobierno nacional y de las administraciones de la provincia de Buenos Aires y de la ciudad de Buenos Aires para darle luz verde a la propuesta de Gotelli y Kiperszmid.

A la espera de esta respuesta están no sólo los 5000 obreros de Gatic que desde septiembre no cobran su salario, sino también el resto de los acreedores quirografarios (no privilegiados) de la empresa.

La compañía textil obtuvo en agosto del año pasado la homologación de su concurso preventivo. La deuda total de la empresa de los Bakchellian fue fijada en 529 millones de pesos.

De ese monto, $ 110 millones corresponden a los acreedores quirografarios a los que Gatic les propuso cancelar la deuda en un plazo de 10 años, con dos de gracia, y una quita del 30 por ciento.

El resto de la deuda de Gatic está en manos de los acreedores privilegiados, entre los que figuran los bancos oficiales y la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

Desde que el acuerdo con los acreedores fue homologado, además, Gatic suspendió todos sus pagos, con lo que en estos meses siguió incrementando su deuda.

Los números de la textil

$ 529 millones

  • Es el pasivo que arrastra Gatic y que fue homologado por la Justicia
  • $ 150 millones

  • Es la deuda que mantiene la empresa únicamente con la AFIP
  • $ 12 millones

  • Es la propuesta de pago anual que presentó Gotelli para alquilar 4 plantas de la textil.
  • $ 15 millones

  • Es el aporte del Estado que buscan los obreros para retomar la producción como cooperativa.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.