El shock que viene: las provincias negocian el ajuste. Gobernadores acordaron subir la coparticipación