Ante la próxima reunión del G7. Gran Bretaña propondrá que se perdone la deuda de países pobres