Grandes desafíos para pacto ALCA en 2005

Por Eduardo Kaplan, una columna de Dow Jones Newswires
(0)
14 de mayo de 2003  • 15:22

NUEVA YORK (Dow Jones)--Pese a que las negociaciones avanzan, el más ambicioso pacto comercial de las Américas sigue siendo vulnerable a "numerosos desafíos" que podrían retrasar su concreción, la cual se espera para el 2005.

Esa es la conclusión alcanzada en un informe reciente de la Oficina General de Contabilidad de Estados Unidos, o GAO por sus siglas en inglés, una organización del Congreso, que destacó una serie de complicadas tareas a futuro para el equipo comercial estadounidense, el cual, agrega la GAO, enfrenta una seria falta de funcionarios y fondos.

Las recientes declaraciones de funcionarios de gobierno de Brasil, país que presidirá junto con Estados Unidos la próxima ronda de negociaciones de libre comercio, también apoyan la noción de que el objetivo de concluir el acuerdo para el 2005 podría estar en peligro.

Los esfuerzos por crear un Área de Libre Comercio de las Américas, o ALCA, datan de 1998. La idea consiste en conectar 34 naciones (con la excepción de Cuba) a través de la eliminación gradual de aranceles y crear reglas comunes para las inversiones y el comercio. Una vez completado, el bloque comercial hemisférico abarcaría 800 millones de personas y cerca de US$13 billones en bienes y servicios, señala el informe de la GAO.

Con la fecha límite acercándose y algunos de los principales puntos de negociación aún lejos de una resolución, podría ser el momento de considerar un calendario más flexible.

Como lo señala el informe de la GAO, hay demoras significativas en algunos de los puntos más sensibles del acuerdo, como el acceso a los mercados y los subsidios a la agricultura.

"La resolución de materias tales como los subsidios a la agricultura, claves para la mayoría de los países del hemisferio, ha estado vinculada a las negociaciones en curso en la Organización Mundial de Comercio. Sin embargo, hay la preocupación de que las conversaciones a nivel mundial en materias como los subsidios a la agricultura están entrampadas, y que esta situación podría causar que las conversaciones para el ALCA se frenen o que incluso caigan en un punto muerto", señala la GAO.

Sobre un mejor acceso a los mercados, tema considerado como el objetivo más importante para los países del ALCA, el panorama no es alentador: "las ofertas de reducir considerablemente las barreras comerciales podrían impulsar las negociaciones, pero sería difícil para los participantes hacer ofertas ambiciosas", indica el informe.

Los datos destacan que, en general, muchos países en la región tiene una visión claramente diferente cuando se trata del comercio. El informe de la GAO señala que los aranceles para muchos participantes del ALCA generalmente duplican el promedio del 4,8% de Estados Unidos. Para algunos países en el Caribe los ingresos provenientes de los aranceles son una importante fuente de fondos del gobierno, mientras que en Estados Unidos y Canadá representan sólo el 1%. El comercio dentro de la región entre varios bloques también es relativamente bajo. El Tratado de Libre Comercio de América del Norte, o TLCAN, concentra la mayoría del comercio regional de tres de las cuatro mayores economías en las Américas: Estados Unidos, Canadá y México. Los bloques comerciales en América del Sur y el Caribe tienden a vender más bienes a Europa que a Estados Unidos.

Existe además la cuestión práctica de implementar, en este momento crítico, el primer liderazgo conjunto del ALCA. Tiene sentido, desde varios puntos de vista, que Estados Unidos y Brasil lideren al resto de los países hacia un comercio más libre. También están enfrentados, por lo menos en público, respecto a los beneficios del ALCA.

Estados Unidos mantiene que el libre comercio genera crecimiento económico y mejores niveles de vida. El gobierno brasileño, del presidente Luis Inácio Lula da Silva, teme que el ALCA simplemente formalice una relación servil entre los países pobres y las mayores economías del mundo.

Lula encabeza el gobierno de un país que depende enormemente de las exportaciones de bienes básicos, e insiste, justificadamente, en que Estados Unidos debe recortar de forma sustancial sus subsidios agrícolas antes de que se pueda firmar el ALCA. El lunes, Lula indicó que mencionaría el tema durante la cumbre de las economías más desarrolladas que se realizará en junio en Evian, France, donde fue invitado a participar. En tanto, Brasil está activamente trabajando con sus vecinos para reforzar el bloque comercial Mercosur, compuesto también por Argentina, Paraguay y Uruguay.

Este tipo de debate abierto es necesario pero, como lo indica la GAO, pone en duda la capacidad de las naciones que compartirán el liderazgo de aportar el tipo de impulso y compromiso político necesario para liderar y concluir el actual proceso de negociaciones del ALCA.

El próximo evento importante es una reunión de ministros de comercio en Miami programada para noviembre del 2003. Las reuniones ministeriales son los eventos más importantes de toma de decisiones en el proceso del ALCA.

Sin embargo, la GAO cree que antes de que esta reunión se convierta en un momento crucial para el futuro del ALCA, el equipo comercial de Estados Unidos, actualmente falto de personal, debe completar la planificación y el financiamiento de los requerimientos de seguridad, alojamiento e infraestructura.

"Un fracaso en cualquiera de estos temas podría afectar el éxito de la reunión. Estos mismos riesgos contribuyeron a los serios problemas registrados durante la última reunión de ministros de comercio que se realizó en Estados Unidos, en 1999 en Seattle", señala el informe de la GAO.

En una respuesta escrita al informe de la GAO, la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos señaló que las negociaciones del ALCA están avanzando en una forma que permitirá cumplir con el plazo del 2005. El representante comercial también señaló que se ha "aproximado" a Brasil en reconocimiento de la importancia de su relación con ese país y que los preparativos para la reunión de Miami están bastante avanzados. La oficina de comercio destacó el entusiasta apoyo de Miami para organizar el evento. "Miami ha sido por mucho tiempo considerada la puerta de entrada a las Américas y (las autoridades de la ciudad) creen que ser sede de la reunión ministerial es una oportunidad para promover tanto al estado de Florida y el hecho de que Miami es el lugar ideal para ser sede permanente de la secretaría del ALCA", señaló la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos.

También en comentarios escritos sobre el informe de la GAO, el Departamento de Estado de Estados Unidos señaló que ha estado participando activamente en el ALCA desde sus comienzos y que apoyará a los representantes estadounidenses todo lo que pueda. También señaló que todo el apoyo tendrá que provenir de los recursos existentes ya que no se han entregado fondos adicionales para la reunión en Miami.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.