Greenspan derrumbó los mercados emergentes

Se confirma que EE.UU. pondrá fin al ciclo bajista de las tasas
Javier Blanco
(0)
22 de abril de 2004  

El presidente de la Reserva Federal de los Estados Unidos (banco central de ese país) completó ayer su raid de exposiciones públicas con la peor noticia posible para los mercados emergentes: dio poco menos que por hecha una suba en el costo del dinero. Tras presentarse anteayer ante la Comisión de Bancos del Senado estadounidense y dejar algunas definiciones sugestivas que iniciaron una corrida en los mercados bursátiles, Greenspan volvió ayer al Congreso para hacer su habitual presentación ante el Comité Económico del Senado y la Cámara de Representantes.

Allí, según la lectura que de sus dichos hicieron los analistas e inversores, anticipó que efectuará en breve el primer ajuste alcista en las tasas después de 13 retoques sucesivos a la baja que las dejaron en el 1% anual, el menor valor en más de 40 años.

El dato agudizó el brusco reacomodamiento de las carteras de inversión y la fuga de capitales de los mercados emergentes que, en cuestión de días, pasaron del paraíso al infierno, "y sin la necesaria escala en el purgatorio", decía resignado ayer un operador porteño tras ver que la plaza local virtualmente perdió toda la ganancia que acumulaba en el año.

"Las tasas de interés deberán subir en algún momento para impedir el surgimiento de toda presión inflacionaria sobre los precios", dijo ayer Greenspan ante el Congreso. Sólo 24 horas antes había señalado que el sistema financiero estadounidense se halla en "buena forma para enfrentar un contexto de tasas de interés más altas".

Ambas afirmaciones eran muy esperadas por los analistas que se hallaban a la pesca de cualquier indicio que hiciera pensar que la Reserva Federal (Fed, según sus siglas en inglés) abandonará próximamente su política de tasas al 1%, una idea que quedó reforzada ayer cuando el presidente de la Fed de San Francisco, Robert Parry, dijo casi en paralelo que "las tasas de interés van a tener que aumentar significativamente en uno u otro momento para prevenir toda alza de la inflación".

Las definiciones de Greenspan agravaron la crisis de precios que enfrenta la Bolsa porteña, y licuó en sólo once ruedas (en diez de ellas cerró con pérdidas) las ganancias del 19% que había acumulado el Merval al 19 de marzo y que ahora quedaron reducidas a un módico 1,19 por ciento.

Ayer, el mercado accionario porteño cerró con su sexta baja consecutiva y, tras caer otro 2,13%, elevó al 9,78% las pérdidas acumuladas en dicho lapso. La reversión de la tendencia en la Bolsa local comenzó antes, pero el mercado quedó ahora atrapado en el clima pesimista que arrastró en las últimas jornadas a todos los mercados bursátiles y, tras los dichos de Greenspan de ayer, hizo foco en las plazas emergentes, como lo demuestran las bajas del 2,86% en Rusia, del 1,16% en México y del 0,95% en Chile, lo que contrastó con el retorno de la calma en Wall Street.

Los granos también caen

Los anticipos de Greenspan además golpearon los precios de los granos (una mala noticia para la Argentina) y fortificaron al dólar, lo que demuestra que los capitales financieros han vuelto a poner la mira en los Estados Unidos tras buscar por algo más de dos años destinos más rendidores. Subido a esa corriente -y alentado por las compras oficiales- la cotización de la divisa aquí escaló hasta los $ 2,87, el mayor precio desde el 2 del actual.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.