Greenspan prepararía un duro ataque al déficit fiscal