Serio, pero no solemne. Guerras comerciales, la lección de los años 30