En primera persona. Gustavo Grobocopatel, tras la oportunidad perdida