Hasbro envía sus juguetes al cine, la televisión y los mercados emergentes

Por Willa Plank y Joseph Pereira
(0)
22 de diciembre de 2009  

Mientras los adolescentes pasan cada vez más tiempo con sus iPods y videojuegos, Brian Goldner, el presidente ejecutivo de Hasbro Inc., está dirigiendo al mayor fabricante de juegos de mesa de Estados Unidos hacia Hollywood, al licenciar los derechos para usar sus juegos y crear programas televisivos basados en sus personajes.

Goldner, de 46 años, asumió la presidencia ejecutiva en mayo de 2008, justo cuando la economía mundial se encaminaba a la recesión.

Goldner abrió las primeras oficinas de Hasbro en Los Ángeles, contrató a ejecutivos con más experiencia y empezó a trabajar en acuerdos con cineastas para marcas de juguetes como Monopolio y Transformers. Fue productor ejecutivo de las dos películas de Transformers, que han generado más de US$ 1000 millones en ventas de productos relacionados desde 2007.

La recesión y la caída en los precios de los juguetes, no obstante, constituyen un desafío importante para el segundo fabricante de juguetes del mundo a una buena distancia de Mattel Inc.

Las ganancias de Hasbro en lo que va de año han caído 1,8%, a US$ 209,4 millones, a pesar del estreno de dos películas ligadas a sus juguetes, las secuelas de Transformers y G.I. Joe: El Origen de Cobra. Sus esfuerzos por desarrollar programas de televisión por cable reducirán las ganancias por acción del año que viene a entre 25 y 30 centavos de dólar, estima la compañía. Goldner, que pasa entre tres y cinco días al mes en Hollywood, recientemente habló de la reestructuración del fabricante de juguetes para convertirlo en un desarrollador de marcas y de los mercados emergentes. Algunos extractos de la conversación.

WSJ: ¿Cómo se ha visto afectada Hasbro por la recesión?

Goldner: La compra promedio se ha reducido de US$ 30 a entre US$ 25 y US$ 20. Parte de eso es nuestra responsabilidad, porque estamos ofreciendo productos más baratos...

WSJ: ¿Cómo ha cambiado su estrategia de gestión?

Goldner: Tuvimos que reformar nuestra organización. Lo hicimos para centrarnos en nuestra marca. Antes estábamos en el negocio de los juguetes, el negocio de los juegos y el negocio internacional. Era una propuesta mucho más orientada a la fabricación. Ahora nos centramos en el consumidor.

WSJ : ¿Qué lecciones aprendió de la recesión?

Goldner: No tomamos la decisión que tomaron otras compañías, que fue realizar despidos... En su lugar, les pedimos a todos que aceptaran una congelación salarial…establecimos la meta de reducir los viajes y los gastos de entretenimiento… pero al mismo tiempo, no hemos dejado de abrir oficinas en Brasil, Rusia, la República Checa, Polonia y China porque ahí están los mercados futuros.

WSJ: ¿Qué oportunidades va a explorar en los mercados emergentes?

Goldner: Brasil. Se trata de una población muy joven y que ya está predispuesta a que le gusten los juguetes y los juegos. Nuestros competidores más cercanos estaban por delante nuestro en América latina, cientos de millones de dólares por delante. Creemos que los podemos alcanzar rápidamente. Así que hay una oportunidad de crecimiento de varios cientos de millones de dólares tan sólo al conseguir cierto nivel de participación de mercado en estos territorios. La República Checa, Polonia y Rusia son todas oportunidades de expansión significativas. Transformers ha sido un negocio de un crecimiento tremendo en China y una gran tarjeta de presentación para la compañía a medida que lanzamos otras marcas. Durante un tiempo difícil para la compañía en 1999/2000, apretamos el botón de pausa en nuestro crecimiento internacional.

WSJ: ¿Cómo ve el panorama para el año que viene?

Goldner: Seguimos creyendo que podemos hacer crecer nuestro negocio a largo plazo, en los próximos años, y siguiendo un plan estratégico que diseñemos. Y también tenemos que ser un poco más conservadores y cuidadosos sobre nuestras expectativas de expansión.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.