Panorama. Hasta economistas críticos dicen que el cambio de actitud ante el Fondo es inteligente, pero debaten si es una cortina de humo o se está ante la gran apuesta de Kirchner