"Hay condiciones objetivas para acordar"

Lo dijo Lavagna a horas de reunirse con el FMI
Lo dijo Lavagna a horas de reunirse con el FMI
(0)
27 de junio de 2002  

NUEVA YORK.- El tiempo corre y el ministro de Economía, Roberto Lavagna, también. Al menos así lo demostró ayer, en una intensa jornada por las calles de Nueva York antes de partir hoy hacia Washington para intentar que el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) posterguen los próximos vencimientos de la deuda argentina. "Están dadas las condiciones objetivas para que haya acuerdo", dijo Lavagna a LA NACION.

"Lo que buscamos es renovar los vencimientos que hay con el Fondo, el Banco Mundial y el BID; no nuevos fondos", agregó el ministro, en medio de las más variadas reuniones que incluyeron a representantes de bancos comerciales norteamericanos y europeos, del Congreso Judío Mundial y de la prensa local. Fuentes del Ministerio de Economía destacaron que no está previsto que esta visita termine con un acuerdo integral con el FMI, el cual, estiman, sólo se produciría una vez que una misión negociadora del Fondo viaje a Buenos Aires. "El proceso tiene tres etapas -explicó Lavagna; primero fue a la Argentina una misión técnica, ahora vengo yo para hablar con el Fondo y luego ellos enviarán una misión negociadora."

Pero el tiempo importa: el 15 y el 17 de julio la Argentina debe pagar al FMI 1000 millones de dólares y 700 millones al BID; si no lo hace, entrará en total cesación de pagos con estos organismos, salvo que le posterguen el pago al menos con el Fondo.

Y aunque se lograra, el camino sigue cuesta arriba: los vencimientos este año y en 2003 suman 18.000 millones de dólares; tarea imposible sin un acuerdo integral con el Fondo. Por el escepticismo que sobrevuela en Wall Street en torno de la Argentina, Lavagna tiene una durísima lucha por delante, sobre todo si se tiene en cuenta que esos vencimientos de julio -en teoría- no son reprogramables. "Bueno, pero siempre hay formas de ingeniería financiera para que en definitiva se autocancelen" mediante una refinanciación general, se atajó el ministro, intentando mostrarse optimista. "No estamos buscando fondos frescos", reiteró.

-¿Qué pasará si la Argentina no logra una extensión de plazos antes del 15 de julio?

-No encontramos razones objetivas para que no se logre. Todo el trabajo técnico está hecho.

En reacción a un artículo publicado ayer por The New York Times, el ministro rechazó como "una tontería" la idea de que el gobierno argentino esté aprovechando los actuales problemas económicos en otros países de América latina ("como ministro jamás utilizaría un argumento de esa naturaleza", dijo).

Durante las agitadas 24 horas que pasó en Manhattan -con un calor agobiante y fortísimos chaparrones veraniegos-, Lavagna mantuvo distintos encuentros. Ni bien llegó a su hotel en el Midtown fue a recibirlo el vicepresidente del Citigroup, William Rhodes, que le ratificó que el banco no se irá del país.

"Tuvimos un intercambio muy positivo de opiniones", fue el comentario de Rhodes tras la reunión con Lavagna y su secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen.

Rhodes aceptó el decreto 905, que da lugar al canje de depósitos reprogramados por bonos, pero se negó a calificar el mecanismo como exitoso, ya que sólo se lo está poniendo en marcha.

Al mediodía Lavagna se trasladó a un restaurante del Midtown para almorzar con autoridades del Congreso Judío Mundial y sus representantes en Estados Unidos. Del encuentro participó el diplomático Esteban Caselli, encargado de Asuntos Culturales.

"Se expresó una gran disposición de la comunidad judía a apoyar a la Argentina y un grupo de empresarios se mostró dispuesto incluso a hablar con la gente del Fondo para que se logre un acuerdo cuanto antes", dijo Caselli a LA NACION.

Tras una entrevista con la CNN, el ministro se reunió con representantes de los bancos Santander, Fleet-Boston, Bilbao Vizcaya, HSBC y el Citibank. "Todos estos bancos tienen un claro compromiso de mediano término en la Argentina", apuntó Lavagna, para explicar que ninguno de ellos dejará el país.

En Economía admitieron que los bancos expresaron ayer preocupación por el mecanismo para anotar en sus balances el bono de compensación por la pesificación de deudas, que se conocerá en las próximas horas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.