Hay más pedidos de detención en el Bapro

El juez sumaría a otros cuatro ejecutivos
(0)
29 de mayo de 2003  

LA PLATA.- Son tres los funcionarios del Banco Provincia (Bapro) detenidos por la justicia local debido a una serie de irregularidades cometidas en el otorgamiento de créditos millonarios. Según fuentes judiciales, se ordenaron las detenciones de otras cuatro personas, que al cierre de esta edición continuaban en libertad.

Los funcionarios arrestados por pedido de los fiscales Carlos Argüero y Esteban Lombardo y por orden del juez de Garantías César Melazo son Raúl Ernesto García, ex subgerente general adscripto y asesor del directorio; Héctor Ferraro, ex gerente de la casa matriz de la entidad, y Carlos Alberto Frandsen, subgerente titular departamental.

Los voceros judiciales dijeron que los otros integrantes de la gerencia sobre los que pesan órdenes de captura son: Pedro Bocalleri, Leopoldo Conde, Ricardo Rugolo y Ricardo Acosta. Se hicieron más de diez allanamientos en La Plata, en el interior de la provincia de Buenos Aires y la Capital Federal en busca de estos cuatro hombres, pero no arrojaron resultados positivos.

Los tres detenidos pidieron el beneficio de la excarcelación, y los que hasta anoche aún estaban libres, la eximición de prisión. Todas las solicitudes fueron denegadas por Melazo. Todas estas personas están acusadas de "presunta malversación de caudales públicos, fraude en perjuicio de la administración pública e incumplimiento de los deberes de funcionario público".

Las presuntas anomalías que investiga la Justicia en el otorgamiento de créditos durante el período 1991-1999 son, entre otras: insuficiencia de garantías reales, coberturas no genuinas, otorgamiento de préstamos sin acuerdo del directorio de la entidad cuando las circunstancias, por el monto del dinero entregado, así lo requerían, e insuficiente información económica y financiera de los clientes.

Muchos de los préstamos otorgados en esas condiciones fueron calificados luego como incobrables.

Estas irregularidades fueron detectadas en una auditoría del banco, que derivó en un sumario administrativo -el 11.031- y en una causa judicial, la que investigan Argüero y Lombardo.

Faltan más nombres

Según las autoridades de la entidad financiera, tales créditos se otorgaron sin la autorización del directorio. Sin embargo, Ferraro sostiene en una demanda administrativa: "En todo momento de mi gestión estuve subordinado a las órdenes directas que recibía de la Gerencia General y del Directorio", se lee en la presentación judicial del ex funcionario.

Voceros judiciales aseguraron que la investigación no concluirá con estas detenciones y que podrían surgir más nombres en la lista de sospechosos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.