Opinión. Hay que repensar todo el sistema