Columnista invitado. Helmut, Tato y la arqueología estadística