Su tercera peor baja desde la convertibilidad. Hubo pánico en las bolsas; Buenos Aires cayó un 13%