Triunfó la estrategia del BCRA. Hunden el dólar para domesticar a la City