Impsat dejó de pagar los intereses de un bono

Adeuda US$ 13,9 millones de un título que vence en 2008
(0)
19 de diciembre de 2001  

Impsat Fiber Network, empresa del grupo Pescarmona en sociedad con British Telecom y el banco de inversión Morgan Stanley, no pagó ayer US$ 13,9 millones en concepto de intereses de una serie de bonos que vence en 2008.

Algunos analistas señalaron que la compañía ya está en default, aunque técnicamente todavía tiene un plazo legal de 30 días para pagar.

La firma debe unos US$ 1000 millones y desde hace seis meses está en negociaciones con sus acreedores para reestructurar la deuda, para lo cual contrató los servicios del banco de inversión Houlihan Lokey Howard & Zukin Capital. Guillermo Jofre, vicepresidente ejecutivo y director financiero de Impsat, dijo a LA NACION que "este fue un año muy duro, y si hablamos del próximo no creo que vaya a haber reactivación".

Impsat se dedica a las telecomunicaciones: transmisión de datos, acceso a Internet y telefonía, entre otros. Tuvo un crecimiento explosivo durante la década del 90, en la que expandió su operación en varios países de América latina, al tiempo que sus directivos hablaban del "sueño bolivariano", es decir, unificar la región con el tendido de un millón de kilómetros de fibra óptica.

Financiamiento

La estrategia, entonces, fue financiarse en el mercado internacional, que canalizaba el exceso de liquidez de esos años en el negocio dulce de las telecomunicaciones y las empresas de Internet. En 1998 fondos de inversión relacionados con Morgan Stanley invirtieron 125 millones de dólares por el 16% de la empresa. Al año siguiente ingresó como socio la operadora inglesa British Telecom, con un desembolso de 150 millones de dólares por el 19 por ciento. A principios de 2000, Impsat salió a cotizar al Nasdaq. Pero el precio de la acción, que comenzó en 17 dólares, y llegó a los 40 dólares en la misma jornada, fue decayendo hasta llegar a menos de un dólar en los últimos tiempos.

"El nuestro es el típico caso de cualquier empresa de telecomunicaciones -dijo Jofre-. Encaramos una gran cantidad de proyectos, tomamos financiación en el mercado, y cuando éste se cayó, necesitábamos seguir fondeándonos para repagar la deuda." El ejecutivo declinó comentar acerca de la reestructuración financiera de la empresa, ya que está limitado por las condiciones legales de la Securities & Exchange Commission (SEC) de los Estados Unidos. La facturación de este año rondaría los 330 millones, mientras que las utilidades operativas alcanzan 15 millones de dólares.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.