Impulsada por expectativas favorables la Bolsa subió tras siete semanas en baja

Los analistas advierten que la tendencia puede revertirse
(0)
23 de junio de 2002  

El mercado porteño encontró un oasis de la crisis en la semana que pasó y rompió así la racha perdedora de las últimas siete semanas. Sin embargo, el alza estuvo apoyada en rumores de papeles puntuales que, de no concretarse, caerán tanto como subieron, al tiempo que la renuncia de Mario Blejer a la presidencia del Banco Central generará incertidumbre respecto de la política monetaria y de la proximidad de un acuerdo con el Fondo.

"La semana empezó con la escapada del mercado ante los rumores de operaciones de compra de acciones puntuales y termina pesada por la renuncia de Mario Blejer al Banco Central", resumió Néstor De Césare, jefe de Research de Allaria Ledesma y Cía.

El feriado por el Día de la Bandera acortó la semana, que comenzó el martes con una fuerte suba del mercado. Las acciones petroleras se dispararon en la primera sesión luego de que se conoció que el Gobierno había decidido dar marcha atrás con la restricción a la exportación de crudo, y la buena noticia arrastró al resto.

Repsol YPF avanzó en la semana 10% y Perez Companc, 28,76%; este último papel también se benefició del visto bueno que le dio el mercado al canje de deuda que lanzó la semana anterior.

Cuando el impulso de las petroleras comenzaba a aminorar, rumores en torno de posibles interesados por el Banco Galicia beneficiaron al mercado y mantuvieron el promedio de alzas diarias en torno del 7 por ciento. En particular, el sector bancario finalizó con fortísimas alzas: Grupo Financiero Galicia acumuló una suba del 31% y Banco Francés del 6 por ciento.

El viernes una toma de ganancias, sumada al alejamiento de Blejer del BCRA desinflaron el mercado, sin embargo, el balance semanal para el mercado fue positivo y el índice Merval acumuló un alza del 16,96% al cerrar en los 313,11 puntos.

Las subas bursátiles tuvieron como marco el optimismo que se desprendió de un eventual avance en las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional.

Llenó la plaza de esperanzas el viaje que emprenderá el ministro de Economía, Roberto Lavagna, el martes próximo a Washington para acelerar las negociaciones, una vez que el jefe de la última misión del Fondo en Buenos Aires, John Thornton, presente ante el directorio del organismo lo recopilado en su paso por esta ciudad.

Por otra parte, los descalabros en la región -la caída financiera de Brasil y la devaluación en Uruguay- alentaron a los funcionarios locales, ya que especularon con que ante el desparramo de la crisis argentina se podría acelerar la ayuda del FMI para el país.

En contra

Sin embargo, el viernes diferentes acontecimientos opacaron todas esas expectativas. Por un lado, Paul O´Neill, secretario del Tesoro de los Estados Unidos, dijo que su país no promovería ayuda financiera extra a la región porque el Fondo no está para solucionar problemas políticos, sino económicos y financieros.

Asimismo, Mario Blejer confirmó que el 30 del actual dejará la presidencia del Banco Central, lo que despierta incertidumbre entre los analistas respecto del futuro de la política monetaria que llevará adelante el Gobierno, punto central en la negociación con el Fondo.

Ello y la devaluación uruguaya, provocaron que el dólar, que avanzó lentamente toda la semana, acentuara su alza en las últimas dos jornadas. La divisa estadounidense subió 4,19% en el segmento libre -a $ 3,63/$ 3,73 por dólar-, y un 3,42% el tipo oficial, que finalizó en $ 3,54/$ 3,63, para la compra y venta, respectivamente.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?