En las vacaciones, el consumo habitualmente aumenta. Impulsados por el turismo, los precios se recalentaron en enero