Impulsan una baja en el consumo de gas

Las distribuidoras lanzarán una campaña para ahorrar un 10%
(0)
26 de abril de 2004  

Las distribuidoras de gas en la Argentina lanzarán esta semana una campaña para concientizar a los consumidores y clientes sobre el uso racional de la energía. En buen romance, para que la gente comience a ahorrar gas en vísperas del invierno, ya que al acercarse el período de mayor consumo (entre fines de mayo y mediados de agosto) puede haber problemas de abastecimiento. "Cuidemos lo bueno, cuidemos el gas" es el slogan de la campaña, y el objetivo es bastante ambicioso: ahorrar un 10 por ciento del consumo, equivalente a entre 7 y 10 millones de metros cúbicos.

"Suena irónico que las empresas de gas le pidan a la gente que no gaste, pero la situación es crítica", dijo a LA NACION un alto ejecutivo de una distribuidora.

La iniciativa surgió de Adigas, la cámara que reúne a las 9 empresas distribuidoras que hay en el país: Gasnor, Distribuidora Gas del Centro, Distribuidora Gas Cuyana, Camuzzi Gas Pampeana, Camuzzi Gas del Sur, Litoral Gas, Gas Natural BAN, Metrogas y Gas NEA, que prestan servicio a 6,5 millones de usuarios en todo el país mediante redes de gas natural.

Esta semana, Adigas mantendrá una reunión con las autoridades del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) para analizar los pasos por seguir en esta materia. "Queremos que la gente sea consciente de que el gas que se malgasta hoy puede faltar mañana", dicen en Metrogas.

Las casas de familia están contempladas dentro de la categoría de ininterrumpibles, es decir que están últimas en la lista de aquellos a los que se les podría cortar el suministro. El problema podría presentárseles al sector industrial y a los automovilistas y el transporte que circulan con GNC.

El mayor consumo de gas se reparte entre los clientes industriales y las usinas. En tercer lugar están el consumo domiciliario, el GNC y los comercios. En este momento, la demanda de gas está un 30 por ciento por encima de la del año pasado. ¿Las causas? La reactivación económica y que el precio del gas se mantuvo congelado. Así, entre enero y febrero el consumo en industrias creció un 28%; en las estaciones de servicio de GNC, un 27%; un 43,8% en las usinas eléctricas, y un 17,9% en las distribuidoras.

"Dependemos de factores que no podemos manejar", dicen en otra de las distribuidoras que abastece a la Capital Federal. Y enumeran: la temperatura (depende de cuánto frío haga este invierno) y las lluvias (para que funcionen las centrales hidroeléctricas y así se genere electricidad sin necesidad de usar gas).

Consejos

Entre las empresas también preocupa "la judicialización" de la situación. De hecho, las distribuidoras eléctricas ya presentaron un recurso de amparo ante la Justicia para que no se les corte el suministro a las usinas y que de esta manera no falte electricidad.

La campaña de las distribuidoras apunta a tres tipos de clientes: residenciales (las casas de familia), industriales (que utilizan gas en lugar de otros combustibles para poner en marcha las máquinas) y el GNC, es decir, los automovilistas que cargan gas en lugar de nafta o gasoil.

Los consejos son similares a los que publicó la semana pasada el Enargas. Para los hogares, se recomienda no calefaccionar de más aquellos ambientes que no se utilizan, usar el horno en forma mesurada para cocinar y, por ejemplo, no dejar correr innecesariamente el agua caliente. A los automovilistas se les aconseja mantener limpias las bujías, cambiar regularmente el filtro de aire y evitar las aceleraciones bruscas para disminuir el consumo de gas natural comprimido. A los industriales se les recomienda verificar el buen funcionamiento de los sistemas de combustión de sus máquinas.

Según los números de Adigas, este año haría falta una inversión cercana a los 200 millones de dólares en transporte y distribución para atender el aumento de la demanda. Distintos sectores, entre ellos la cámara que reúne a los propietarios de estaciones de servicio de GNC y la Unión Industrial Argentina (UIA), acercaron propuestas al Gobierno para implementar un sistema que incentive el ahorro de energía mediante premios y castigos. Sin embargo, por ahora no hay definiciones oficiales al respecto.

En lo que sí avanzó el presidente Néstor Kirchner es en la firma con su par boliviano, Carlos Meza, de un acuerdo por el cual la Argentina importará 4 millones de metros cúbicos diarios de gas de ese país, con lo que se espera paliar al menos en parte la situación. También se redujeron en un 20 por ciento las exportaciones de gas a Chile, lo que generó tensiones con el país vecino.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.