India define su relación con el Mercosur

Quiere excluir del convenio al sector alimentario, porque considera que está en condiciones de autoabastecerse
Quiere excluir del convenio al sector alimentario, porque considera que está en condiciones de autoabastecerse
Alejandro Rebossio
(0)
18 de octubre de 2004  

NUEVA DELHI.- Una vaca sagrada se desplaza imperturbable; un ómnibus arremete a bocinazos contra un camión cisterna, mientras un anciano de túnica camina descalzo en sentido contrario y por el carril rápido de la ruta que separa la capital india del palacio Taj Mahal. En medio del camino de 220 km que se recorren en más de cuatro horas, una tienda ofrece desde souvenirs hasta golosinas Bon o Bon. Chocolates y vinos argentinos llegan a este mercado de 1000 millones de habitantes, de los que 100 millones son de clase alta y 250 millones, del creciente segmento medio.

De todos modos, India tiene bien en claro que no quiere incluir los alimentos en el acuerdo de preferencias que está negociando con el Mercosur. "No queremos alimentos", dice el secretario adjunto de Comercio indio, Ramasundaram.

Pese a que India es la nación con más cantidad de pobres del mundo, el funcionario explica que su país ya produce suficiente comida para el mercado, exporta y no importa de ningún lado. El subcontinente produce arroz, leche de búfala y de vaca, trigo, hortalizas, azúcar, papa, banana, mango y maíz, pero también le compra a la Argentina lo que no tiene: grasas y aceites de origen vegetal y animal, y ciertos productos elaborados.

India pretende superar a China en riqueza económica y está creciendo al 7,4% anual, pese a la burocracia y la desorganización que ven los empresarios extranjeros, así en los negocios como en las calles. Cuenta con una economía todavía protegida por elevados aranceles a la importación. Ramasundaram reconoce que los demás países se quejan del proteccionismo: "Pero deberían mirar lo que era 10 años atrás. Antes, los aranceles eran del 100% y ahora sólo los mantenemos en ese nivel para los alimentos, como el trigo, porque debemos proteger a nuestros agricultores pobres. El resto está por debajo del 20 por ciento".

La "nueva China", según definen a la India algunos analistas, está negociando dos acuerdos: con la Comunidad de Africa del Sur y con el Mercosur. "Con esos tratados, los aranceles altos no van afectar a esos bloques, así como les pasa a los países vecinos con los que tenemos libre comercio, como Afganistán o Nepal", alega Ramasundaram.

Retrasos

El acuerdo del Mercosur con India -que entre sus sectores alto y medio suma más población que la Unión Europea- debía firmarse en junio pasado, pero el cambio de gobierno indio lo retrasó. En un principio, el pacto iba a incluir 5000 productos. En enero pasado, el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, que vino aquí en misión comercial, firmó con Atal Bahari Vajpayee, el entonces primer ministro, un preacuerdo por 600 a 1200 bienes, pero con el nuevo gobierno de Manmohan Singh (de centroizquierda) la lista se redujo a 500, según la Confederación de la Industria India.

"Hay mucho trabajo por hacer", expresa Ramasundaram. "No vamos muy rápido porque las partes tienen que ponerse de acuerdo en qué van a dar", alega el funcionario de un país en que los comerciantes recomiendan paciencia para quien desee hacer negocios.

India lidera, junto con Brasil, Sudáfrica, la Argentina y China, el Grupo de los 20, que pelea en la Organización Mundial de Comercio contra el proteccionismo agrícola de los países desarrollados. También encabeza las negociaciones de apertura comercial Sur-Sur, que impulsaron Brasil y la Argentina.

Existen ciertas barreras para entrar en India. La directora de la CII para Africa, Asia Central y América latina, Indrani Kar, se enorgullece en declarar que "India produce casi todo". En un país en el que el salario mínimo equivale a 30 dólares por mes, "si vienen productos a mejores precios, se compran porque aquí es muy importante el valor del dinero", explica Javed Sayed, consultor de la CII.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.