De autos a bancos, las industrias tradicionales se reinventan en la era digital

Representantes del sector automotriz, bancos y tabacaleras explicaron cómo enfrentan las industrias tradicionales el desafío de reinventarse en la era digital
Representantes del sector automotriz, bancos y tabacaleras explicaron cómo enfrentan las industrias tradicionales el desafío de reinventarse en la era digital Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Malavolta
(0)
31 de octubre de 2018  • 12:14

Las automotrices , los bancos, los tabacaleros son industrias de larga data que se enfrentan al desafío de mantenerse en la era de la tecnología . Tres especialistas de esos sectores hablaron en la cuarta edición del encuentro sobre Innovación de LA NACION sobre el reto de la reinvención en las industrias más tradicionales.

Carlos Galmarini, director de Comunicaciones y Asuntos Públicos de Ford, contó que la compañía automotriz percibió la necesidad de sumar herramientas de innovación y decidió mudar una oficina a la capital mundial de la creatividad y la tecnología. Así, la empresa se sumó en el 2015 a Silicon Valley.

"La industria está atravesando un proceso de reinvención. Ahora nos enfrentamos al desafío de la movilidad: autos conectados, autónomos, inteligentes, que con el avance de todas las tecnologías de la comunicación, inteligencia artificial, big data, se generó un nuevo negocio sobre lo que te puede dar un vehículo", explicó Galmarini.

Como mecanismo para incorporar instrumentos que a la industria automotriz les resultaba ajeno, desde la empresa decidieron asociarse con otras empresas que contribuyeran al desarrollo de las tecnologías. "No estamos teniendo un cambio de producto, sino que hay otro totalmente distinto. Ford hace muchos años empezó a buscar colaboración con otras industrias a través de asociaciones estratégicas", contó.

Por su parte, Ignacio González Suárez, gerente de comunicaciones científicas de Philip Morris Internacional, contó que la industria tabacalera está atravesando "toda una revolución" hacia un mundo libre de humo y desde la empresa comprenden que deben cambiar el foco hacia nuevas alternativas más sanas que el cigarrillo por tres motivos: porque deben, porque pueden y porque la sociedad lo demanda.

"Fumar es perjudicial, pero la realidad es que muchos siguen fumando. Según la Organización Mundial de la Salud, hay más de mil millones de fumadores en el mundo y en Argentina son alrededor de ocho millones", graficó González Suárez.

"La ciencia nos permite desarrollar alternativas que son mejores que el cigarrillo y aceptada para aquellos que van a seguir fumando.Allí hay un espacio para innovar, para avanzar", manifestó el gerente de la tabacalera.

Para poder producir nuevos mecanismos para abarcar a los fumadores que seguirán haciéndolo, la compañía formó un grupo de 400 expertos de distintas disciplinas, desde médicos, ingenieros, biólogos para desarrollar "alternativas a los cigarrillos".

"El problema es la combustión, que es el principal factor de las enfermedades ligadas al tabaco. El humo es una sustancia muy compleja, con componentes químicos que sabemos que son tóxicos. Ahora se genera un aerosol con menos componentes tóxicos", sostuvo.

Por último, Maximiliano Coll, subgerente general de planificación comercial del Banco Ciudad, contó que en el caso de la entidad bancaria, sumaron asociaciones con startups para mejorar el acceso servicios financieros en forma rápida.

Por ejemplo, pusieron en marcha un proyecto con una fintech para mejorar el tiempo que requería obtener una tarjeta de débito o crédito y así que las personas puedan aprovechar las promociones del banco. De esta forma, desarrollaron un servicio para acceder a la tarjeta en ocho minutos desde la computadora, sin necesidad de hacer el trámite para conseguir el plástico. "Por el método tradicional, podríamos haber tardado un año, pero así tardamos dos meses", confió.

Además, dijo que es necesario que las empresas dediquen espacio, recursos y tiempo para innovar, más allá de los hechos coyunturales de la realidad y explicó la experiencia del banco: "Hay un grupo heterogéneo de distintas áreas y no hay jerarquías. Lo que buscamos es hacer pequeños proyectos donde se permite el error. Son equivocaciones controladas".

Coll manifestó que es exponencial el crecimiento de las operaciones bancarias realizadas con el celular, por lo que surgió como mandato la inclusión del banco. "En la argentina hay 50% de la gente que no tiene acceso a servicios financieros, pero la mayoría tiene celular. Entonces ese es nuestro desafío", concluyó.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.