Las automotrices presentaron un plan para reconvertir el sector a largo plazo

Fuente: Archivo
La iniciativa de Adefa a 10 años se enfoca en autos de combustión interna
Francisco Jueguen
(0)
13 de junio de 2019  

La industria automotriz argentina presentó públicamente ayer un ambicioso plan a diez años para transformar toda su cadena de valor (autopartistas, terminales y concesionarios) en momentos en que ese sector vive una revolución a nivel global.

No se trata de un plan más. Para el sector, es asegurar la supervivencia. "Ser una industria de clase mundial sustentable y competitiva, produciendo vehículos, componentes y soluciones de movilidad y desarrollando e incorporando nuevas tecnologías para la Argentina, la región y el mundo", fue la visión oficial que presentaron en un trabajo elaborado por la consultora Abeceb para la Asociación de Fabricantes de Automotores (Adefa), que ya habría sido compartido con otros jugadores de la industria, entre ellos, los autopartistas y los sindicatos.

El plan implica, según expresaron, comenzar a capturar especialmente la provisión de autos de combustión interna -mientras en el mundo se pasa al eléctrico o híbrido- a los emergentes, explotar los sistemas existentes en el país de gas natural licuado (GNL) para usarlos en los transportes pesados y lograr especializaciones para alcanzar escalas globales de producción mejorando los estándares de calidad.

Además, se buscará el desarrollo de un programa de industria 4.0 para toda la cadena de valor, la reconversión del sector autopartista, la readecuación de la red de concesionarios y el desarrollo de nuevos negocios de movilidad, indicaron los expertos.

El encargado de presentar el trabajo fue el director de Abeceb, Juan Ronderos. "Esta es una expresión de deseo de a dónde debería ir la industria. Claro que se monta encima de la agenda de competitividad, que sigue siendo muy importante", aclaró.

Ronderos estimó que en 2030 los negocios vinculados solo a los nuevos servicios en la industria automotriz aportarán en el mundo unos 1500 millones de dólares. Las nuevas demandas implicarán, aseguró, no solo los servicios, sino la cadena de producción (autopartistas y terminales) y también el aftermarket (concesionarias).

Pese a la llegada de los autos limpios -oferta que llegará de las fábricas chinas y europeas-, los autos a combustión interna seguirán dominando en los emergentes en 2030. En Latinoamérica se venderán 6,6 millones de estos autos, y 2,5 millones en África y Oceanía. Brasil se enfocará principalmente en el etanol. Por eso, para Abeceb, la Argentina debería enfocarse en ser el proveedor de ese mercado. Para eso requiere "alcanzar estándares de eficiencia globales", sobre todo en seguridad y medio ambiente.

El foco en las unidades de combustión interna no implica dejar de lado el avance de un contexto para fomentar los autos eléctricos, que llegarán al país, dijo Ronderos. Sin embargo, más que ser proveedores de estos vehículos Adefa espera mejorar la infraestructura y la regulación para que puedan llegar primero a la Argentina.

En tanto, el trabajo pone énfasis además -aprovechando el boom de gas de Vaca Muerta- en la utilización de tecnología de GNL en camiones, lo que podría impulsar la venta en 20 años de entre un 20% y 30% más de camiones. Además, se propone la especialización en pick-ups híbridas, uno de los clusters que existen hoy en el país. Se podrían alcanzar ventas de entre 450.000 y 600.000 unidades (45.000 híbridas) en 2030.

También se recomendó el agregado de valor en baterías de litio para pesados, incorporar seguridad y conectividad a los autos argentinos (acoplarse a estándares globales) para poder alcanzar escalas globales, desarrollo de la industria 4.0, una reconversión autopartista (la consolidación del autopartismo para lograr más volúmenes y mejores costos) y una readecuación del canal (el 15% de las ventas será online y muchas no a consumidores, sino a jugadores como Uber u otros).

Por otro lado, el sector pide además impulsar servicios de big data para América Latina en el país, y sumó la idea de crear en la Argentina un centro de testeo de pilotos. Ambas posibilidades sumarían, estiman, millones de dólares en nuevos negocios. A eso se sumaría la posibilidad de crear un cluster de innovación en temas de motorización, seguridad y conectividad para desarrollar sinergias en la industria. Todas las recomendaciones vendrían con una inserción inteligente al mundo basado en una "integración progresiva al mundo orientado a un esquema de libre comercio".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.