Inquietud en la UIA por los cortes de gas

Dos funcionarios de De Vido concurrieron a la entidad fabril y culparon a la ola de frío por las restricciones que afectan a 300 industrias
Oliver Galak
(0)
29 de junio de 2011  

Un oportuno "problema de agenda" les permitió a los representantes del Gobierno no tener que dar explicaciones frente a los cerca de 80 integrantes de la Junta Directiva de la Unión Industrial Argentina (UIA), muchos de los cuales representan a empresarios del interior y no siempre cuidan los equilibrios políticos a los que suelen ser afectos los miembros de la cúpula de la entidad fabril.

La reunión, en la que el tema excluyente fueron los cortes de gas a las grandes industrias, finalmente se hizo con un comité reducido de 12 empresarios encabezados por el presidente, José Ignacio de Mendiguren.

El subsecretario de Coordinación y Control de Gestión del Ministerio de Planificación Federal, Roberto Baratta (virtual número dos del ministro Julio De Vido), y el interventor del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas), Antonio Pronsato, culparon a la llegada del frío por las restricciones que sufren más de 300 plantas en todo el país y explicaron que, pese a la escasez, este año se destinó un 3% más de gas que el año pasado para uso industrial.

"Durante la reunión se expresó la inquietud de los representantes sectoriales y regionales respecto de las condiciones actuales del suministro de gas", afirmó la UIA en un comunicado. No hubo mayores quejas frente a los funcionarios, contaron fuentes que participaron de la reunión, pero sí expresiones de descontento por parte de representantes de diversas provincias cuando el contenido de esas conversaciones fue transmitido una hora más tarde a la totalidad de la Junta Directiva.

El argumento principal que expresaron los funcionarios fue que "el estado de situación del abastecimiento energético se corresponde a la época del año y las temperaturas que se vienen registrando por estos días de fríos intensos y consecutivos". Al igual que ensayó De Vido en declaraciones radiales (ver aparte), hay cortes porque hace frío, no porque no se hayan realizado las inversiones a tiempo o porque haya un consumo excesivo de sectores de alto poder adquisitivo que se benefician con los subsidios al servicio residencial.

"El consumo hogareño todos sabemos que desperdicia y está subsidiado. Eso ya se sabe, pero es una política que continúa desde hace años y no lo vamos a andar discutiendo ahora, en un año electoral", señaló un directivo de uno de los grupos industriales más importantes del país.

Baratta y Pronsato anticiparon que cuando pase la ola de frío la situación volverá a la normalidad. Ayer se especulaba con que los cortes podían seguir hasta el lunes próximo. Si se mantiene en ese rango de tiempo, los empresarios creen que el daño a la producción será el previsto de antemano. Pero "si se extiende más de un mes, habrá complicaciones", advierten algunos.

La mayoría de las industrias tomó recaudos, como adaptar sus plantas al uso de combustibles líquidos o cambiar sus cronogramas de producción. Pero hay otras que no pueden reemplazar el gas porque lo usan como insumo (químicas) o que no pueden cambiar sus cronogramas porque tienen un sesgo estacional, como la zafra tucumana.

Un relevamiento realizado ayer por la agencia DyN registró restricciones de diversa magnitud en el suministro de gas al sector industrial en Córdoba, Santa Fe, San Luis, Tucumán, Santiago del Estero y Mendoza, además de la provincia de Buenos Aires.

Los funcionarios nacionales comentaron en la UIA que la comparación interanual del mes de mayo refleja que este año se incrementó un 3% el volumen de gas natural destinado a la industria. En lo que va de junio el incremento fue del 14%, añadieron.

Empresarios y funcionarios expresaron su satisfacción porque al menos este año pareciera no haber problemas con el suministro eléctrico, como ocurrió en años anteriores. De la reunión participaron, además de Mendiguren, Federico Nicholson, Luis Betnaza, Juan Carlos Sacco, Adrián Kaufmann Brea, Cristiano Rattazzi, Daniel Funes de Rioja, Juan Carlos Lascurain, Alberto Alvarez Saavedra, Miguel Acevedo, Aldo Espósito, José Luis Basso y Martín Etchegoyen.

Incremento de costos

A más de un empresario lo sorprendió ver que Baratta y Pronsato llevaron una carpeta en la que detallaban el plan de inversiones para el período 2003-2015, como dando por sentada la reelección de Cristina Kirchner o, al menos, que el futuro presidente mantendría la actual política energética.

Más allá del tema energético, en la reunión de la UIA sobresalió otro tema que causa fuerte malestar en los empresarios, especialmente de aquellos sectores industriales volcados a la exportación. Se trata de "la exigencia de las terminales portuarias, por supuesto mandato de los armadores, del pago de un seguro denominado Transporte Argentino Protegido (TAP) a todos los contenedores que operan en el puerto de Buenos Aires y Dock Sud", advirtió la entidad en su comunicado, y lo calificó como un "nuevo aumento injustificado de costos que afecta la competitividad de las exportaciones industriales". Expresaron su "preocupación y rechazo" y pidieron la intervención del Gobierno para derogarlo.

"Este seguro, que se exige con carácter obligatorio, es ofrecido sólo por tres empresas aseguradoras a un costo estimado de $ 250 por contenedor, lo que implicaría una erogación anual de casi $ 300 millones a los operadores de comercio exterior", denunció la UIA. El debate sobre este punto consumió cerca de dos horas de la reunión de la Junta Directiva.

Según los empresarios, los seguros que contratan los operadores ya pueden abarcar los riesgos que cubre el TAP, por lo que se genera un superposición de pólizas "aumentando irrazonablemente los costos del comercio exterior, por cuanto la prima corre por exclusiva cuenta de la carga, afectando directamente la competitividad de la industria nacional, particularmente a las pymes".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.