Inteligencia artificial: el reino de la escala y de lo "suficientemente bueno"