Interés europeo por las carnes argentinas

Se cerraron operaciones para embarcar a partir del mes próximo
Franco Varise
(0)
28 de enero de 2002  

Fueron once meses de ausencia. Desde marzo último las carnes argentinas son ajenas a las mesas de los restaurantes europeos por la reaparición de la fiebre aftosa en el país. Un lapso eterno para la industria frigorífica, que comenzó a tantear las terminales comerciales con la Unión Europea (UE), el cliente más importante y rentable, por unos US$ 350 millones al año.

Apenas ese bloque levantó el embargo, los empresarios argentinos tomaron el teléfono y comenzaron a hablar con los importadores del Viejo Continente. "Estamos embarcando en la primera quincena de febrero algunos contenedores a Alemania, Italia e Inglaterra; son más de 100 toneladas por unos 650.000 dólares aproximadamente", expresó el presidente del frigorífico Swift Armour, Carlos Oliva Funes.

Esta empresa decidió ocupar a unos 130 empleados, suspendidos cuando se cerraron los mercados, para poder responder a la demanda externa.

De todos modos, los empresarios entienden que luego del extenso receso el comercio debe todavía regularizarse en cuanto a volumen y precios. "Estamos yendo con cautela, tratando de no vender exageradamente y a cualquier precio", consideró Oliva Funes. "Los clientes están todos", dijo el presidente de Argentine Breeders & Packers SA, Enrique de León Belloc, aunque se apresuró a aclarar que aún hay que ser "prudentes" antes de cerrar operaciones.

Por ahora, pocos negocios

"La situación es que la industria exportadora argentina salió a ofertar a precios de entre 7700 o 6500 dólares la tonelada, pero aunque algunos negocios lograron concretarse, la mayoría de los importadores propone valores que van por debajo de los 6300 dólares la tonelada", explicó Belloc. Al parecer, los compradores europeos esperaban la lluvia de ofertas de carnes argentinas una vez levantado el bloqueo. "La mayoría nos va a comprar porque la calidad de las carnes argentinas es muy valorada", dijo Belloc, pero reconoció que todavía la firma concretó "muy pocos" negocios.

La cuota de 28.000 toneladas de cortes de alta calidad tipo Hilton por unos 200 millones de dólares es hoy la prioridad para la industria local. Este cupo cuenta con una vigencia anual y vence en junio próximo. Argentine Breeders posee 800 toneladas Hilton y, según Belloc, será difícil de ejecutar. "No creo que lleguemos, pero me gustaría tratar", confió el empresario.

El presidente del Frigorífico Macellarius, Ricardo Goldaracena, consideró que en Europa existe todavía y, pese al avance de los productos de otros países como Brasil o Uruguay, "un interés muy grande por nuestras carnes", dijo. Hasta ahora, Goldaracena sólo "conversó" con los potenciales compradores para concretar algunos negocios "con volúmenes iniciales chicos". El empresario señaló que los precios estaban dentro de lo esperado. Es decir, lejos de los 8500 dólares en los que cotizó alguna vez la tonelada Hilton, pero sobre los 6500 dólares de piso.

"Dentro de las expectativas estamos conformes y para ponderar la reconocida calidad de nuestras carnes vale decir que nuestros competidores están muy preocupados", dijo Goldaracena al tiempo que agregó: "Sería lógico que el negocio comience a regularizarse hacia fines de febrero". La firma incorporará para afrontar sus compromisos a unos 40 trabajadores más. El titular de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra), Miguel Schiariti, estimó que ya se habrían vendido unas 450 toneladas de carne que zarparán la semana próxima.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?